La plataforma ofrece contratar por horas a fotógrafos, que también son guías locales y recomiendan experiencias que no están en los folletos turísticos.

¿Nunca has tenido la sensación de haberte perdido el Coliseo de Roma o la Abadía de Westminster, que tenías frente, porque estabas más concentrado en fotografiarlo que en apreciar sus detalles? Algo así experimentó Belén Huerta en un viaje por la Costa Este de Estados Unidos. En el Top of the Rock, con las mejores vistas al Empire State y rodeada por una multitud de turistas con la cámara en la mano, se dio cuenta que nos perdemos muchos momentos mágicos por la necesidad de inmortalizarlos. Pensó que «el mundo es demasiado bonito para verlo a través de una pantalla». A la vuelta, le contó la idea a su amiga Ana Galiana y juntas comenzaron una nueva aventura: Saytrip , una plataforma que une fotógrafos locales y viajeros que quieren despegarse un rato del móvil o cámara, salir todos en las capturas y tener una imagen de calidad.

Saytrip es una plataforma en la que los viajeros podrán contratar, por horas, a fotógrafos locales para tener unos recuerdos inmejorables de sus viajes. Con una web fácil e intuitiva, los viajeros pueden elegir rápidamente a su fotógrafo ideal y reservarlo con la tranquilidad de que el dinero quedará congelado hasta que las fotografías hayan sido recibidas.

De momento no tienen mucho tiempo de rodaje, ya que se constituyeron como empresa en 2018. Están en una aceleradora de lujo, Lanzadera, donde agradecen estar recibiendo «una formación espectacular» que «es mejor que un máster». Galiana viene del mundo de la Comunicación, Relaciones Públicas y Marketing, y Huerta estudió Publicidad y Relaciones Públicas. Comparten, además, la pasión por viajar.

Un extra para fotógrafos, un respiro para viajeros

El funcionamiento es muy sencillo: se puede crear una cuenta como fotógrafo o como viajero. El viajero marca el destino y las fechas que necesita contratar a un fotógrafo. Entonces elige en función de sus preferencias y necesidades: aparece el precio, valoraciones de otros usuarios, estilo fotográfico o equipo que utiliza.

Los fotógrafos marcan su disponibilidad y pueden ser desde estudiantes que buscan unos ingresos hasta profesionales que quieren complementar su trabajo con un extra. De su experiencia y material fotográfico dependerá, obviamente, el precio por hora: los amateurs pueden cobrar 15 euros y algún profesional pide 100 euros, aunque el precio medio ronda los 25 euros.

El pago se congela en la plataforma y, hasta que la actividad no se ha hecho y no ha llegado el material, no se envía el dinero al fotógrafo. «Así hacemos que la actividad sea completamente segura», afirma Belén Huerta, CEO de Saytrip. Tienen un margen de entre 48 y 72 horas para subir las fotografías.

¿Pagar por algo que podemos hacer para libre?

¿Estamos dispuestos a pagar por algo que pueden hacer para libre? «Sí, mucha gente. Además de no disfrutar del destino, tampoco tenemos grandes fotografías. Todos tenemos el típico amigo que siempre hace las fotos y nunca aparece. O en los viajes con la pareja, la hacemos el uno o el otro, pero rara vez estamos juntos. Tiramos del palo-selfie , que es horrible, o pedimos la foto a un desconocido», explica Huerta.

Cuenta que han identificado dos tendencias en la sociedad. Por un lado, la derivada de internet y las redes sociales de conseguir el mayor número de likes con fotos originales y de gran calidad; por otra parte, el frenético ritmo de vida actual ha desencadenado una tendencia hacia la slow life , disfrutar, parar, centrarse. «Saytrip consigue aunar estas dos tendencias ofreciendo un servicio para vivir el momento sin renunciar a unas fotografías increíbles», apunta la CEO de la empresa.

En este sentido, el target principal es un perfil adulto que busca buenas fotos de la familia y otro más joven, «al que le gusta tener una buena galería en las redes sociales». Además, dice que han descubierto otro nicho de mercado donde podrían crecer: las despedidas de soltero, un momento en que nadie quiere estar pendiente de hacer las fotos.

¿Expectativas de futuro? «Nuestros objetivos ahora mismo son consolidar el modelo de negocio y captar leads de calidad para poder, en un futuro, el salto a las capitales europeas», explica la emprendedora. Ana Galiana y Belén Huerta, dos amigas apasionadas de los viajes, emprenden ahora su Odisea digital.


Otras noticias de interés:

MEDTERRA CBD LLEVA SUS PRODUCTOS A ESPAÑA