La ciudad de Córdoba, aparte de ser una ciudad que me ha parecido preciosa, paseable y muy sorprendente, ofrece como todas las ciudades, una amplia oferta gastronómica.

Posiblemente, antes de salir de viaje, habréis hecho lo mismo que yo, es decir, informaros de los platos típicos, restaurantes recomendados, etc. Así que cuando llegáis allí, ya sabéis que el salmorejo, el flamenquín , y el rabo de toro acompañado de un ”fino”, es algo que no nos podemos perder.

 

¡Pero claro!…Siempre nos pasa lo mismo, cuando más hambre tiene un@, coincide con la avalancha de turistas que se agolpan en los locales y ni qué decir tiene si queremos encontrar un sitio no digo ya económico sino asequible a nuestro bolsillo que a menudo , llega ya temblando por el gasto del alojamiento y demás. Se va haciendo la hora de comer y es casi inevitable que nos encontremos situados en los sitios más visitados y turísticos y por ende, donde los precios son más abusivos.

Así que, permitid que os dé unos consejos valiosos que aunque, más que evidentes, olvidamos la mayoría de veces de puro hambre y cansancio, o de ambas cosas a la vez.

Para empezar, resulta obvio que cuanto más cerca se encuentran los restaurantes y tiendas del monumento en cuestión, más caros son; a menudo, basta con alejarse del monumento tan solo unas calles, para conseguir ya un menú asequible.

Para continuar, huid velozmente de letreros en inglés (si nos encontramos en España, claro) y del típico letrero “Tourist Menu”, porque aquí ya nos están anunciando el sablazo y en letras mayúsculas.

Preguntad mucho; preguntad todo. En muchas ocasiones, por no parecer “paletos” y no preguntar, nos encontramos con desagradables sorpresas como bebidas o pan que no estaban incluidos, servicio de mesa y una larga lista de euros extra que pueden ir sumando y engordar la cuenta final una barbaridad.

La carta, o cartel anunciador ha de estar clara, con todos los precios bien legibles y especificados.

Córdoba, es una ciudad muy turistica y como tal, no se libra de todos estos inconvenientes, añadiré que El Barrio de la judería que es el que rodea a la maravillosa Mezquita y de los más frecuentados, es serpenteante, empedrado y fácil de perderse y por tanto mucho más cansado e incómodo que otros lugares; ademas, nos encontramos una taberna y un bar o tasquita una pegada a la otra, por lo que el periplo de buscar donde comer puede resultar aún más complicado.

Asi que, voy a dejaros aquí, algunos de mis hallazgos, gastronómicamente hablando, más interesantes para que “sufráis” un poquito menos si os animáis a visitar esta preciosa ciudad.


CASA EL PIMPO

Gran hallazgo, en un enclave más que privilegiado, tanto que casi casi puedes tocar la Mezquita mientras disfrutas de sus tapas y te tomas unas cervecitas bien frías  o un fino para acompañarlas. Con una carta bien extensa de tapas, desde la típica ensaladilla rusa, hasta el rabo de toro y con unos precios más que razonables para hallarse donde se halla ubicada esta típica taberna cordobesa, donde además de la calidad, destaca la simpatía y buena disposición de los camareros, pese a las avalanchas de turistas deseosos de ser atendidos. Desde luego, repetí varias veces ya que te lo encuentras al paso si visitas la Mezquita y la judería. Un consejo que os doy es que si podéis, adelantéis (o atraséis) vuestra hora habitual de las comidas; a veces basta tan solo 30 minutos antes o después para tener el mejor sitio del restaurante, y sin agobios.

La típica taberna cordobesa en pleno barrio de la Judería.

Este sería sin ninguna duda, lo que yo considero un restaurante BBB (Bueno, bonito y barato)…y además ¡en pleno centro!!

Casa El Pimpo,c/ Cardenal Herrero, 2, 46003 CórdobaTel. 957 47 80 98.


LA CAÑA DE ESPAÑA

Con este simpático nombre y también en pleno centro, a un paso de la Plaza las Tendillas, se encuentra este restaurante que,aúna la idea de típica taberna andaluza, ofreciendo gran variedad de tapas, pero con una decoración moderna y de diseño, lo cual lo hace especial.

Ofrece un pequeño espacio con juegos infantiles

Carta y precios muy claros.

No por ello es un sitio caro, sino todo lo contrario cual fue mi sorpresa, al descubrir su menú diario a tan sólo 8€, incluyendo además de un primero y un segundo, bebida y postre o café. Además, una carta muy clara y también las camareras que te advertían de que si pedías algo extra, no se incluía. El menú, es bastante variado y aúna alguna tapa de primeros como su deliciosa ensaladilla rusa, y otros más básicos y gustosos como el estofado o la pasta bolognesa, más que pensado para compartir si vas con niños, lo cual hice yo, ya que sabéis lo complicado que es pedir un menú cuando vas con ellos. Además, lejos de molestarles como ocurre en otros restaurantes donde se ha “instaurado la moda” de obligarte a pedir un menú con bebida para los peques, no les importó en absoluto; y también tienen un pequeño rincón con algo de juegos, que en mi caso resultó más que suficiente para tener una comida relajada para mí y divertida para él.

Un café buenísimo, cierra este menú más que apetecible y triunfador 100%.

C/ Claudio Marcelo 2, 14002, Córdoba. Tlfno.957470488


DIRTY BURGUER

Aunque está muy bien probar los platos típicos cordobeses como el salmorejo, el rabo de toro o los famosos flamenquines; quizás nos apetezca también disfrutar de una propuesta diferente y respirando un aire mucho más internacional.

Aunque no hay menú como tal; tienen una amplia variedad de burguers que vienen acompañadas con su guarnición o patatas y que por su tamaño, son más que satisfactorias para comidas y cenas. La “vegguie”, hecha de pasta de habitas y espinacas hace las delicias de veganos y regada con un buen sauvignon blanc o una de las tantas cervezas artesanales que ofrecen.

Una estética y una apuesta diferente, traída directamente desde Londres, es una grata sorpresa, que aparece en pleno casco histórico cordobés.

Lo que está claro, que Córdoba, dispone de un gran abanico de oferta gastronómica y no nos lo podemos (ni debemos) perder.

Aquí tenéis, dos de los platos típicos cordobeses; las berenjenas a la miel y los nombrados flamenquines.


Y esta vez, desde Córdoba la BLOGGUERA que saborea y mejor paladea, se despide hasta la próxima entrada…👋🏻, no os la podéis perder!!