Hace apenas un año, Juan Zanza (ex guitarrista de La Raíz) daba vida a Valira, su nuevo proyecto musical en solitario de la mano de una poderosa banda al completo. Una fusión de pop-rock con influencias electrónicas, cadencias hip hop y melodías tan nítidas como emocionantes.

El año pasado estrenaron su primer LP «Ecos de Aventura», un disco con el que Valira puso sobre la mesa sus claras intenciones con 10 canciones rotundas. Ahora la banda valenciana anuncia su segundo álbum con el nombre de «Supernova».  «Luz Errante» es el single de este nuevo trabajo. Una pieza redonda de pop-rock dispuesta a cargar de energía, fuerza y esperanza a quien la escuche. Un tema guitarrero con la presencia de algunos sintetizadores electrónicos que aportan, si cabe aun más, fuertes vibraciones a una composición ya de por sí repleta de emoción.

Este single es el mejor ejemplo de lo que se puedo encontrar en el nuevo disco, «un conjunto de canciones que hablan del auténtico sonido de Valira, una fusión de pop-rock indie con algunos tintes de electrónica, de hip hop, loops…Una melodía fresca y sin perder la contundencia de baterías y guitarras de rock», asegura el propio Zanza.

Todo el disco ha sido grabado en los estudios Millenia y Jazztone, en Valencia, durante el verano de 2020, bajo la producción de Pau Paredes.

Valira con este disco ha demostrado hacer un ejercicio de lucha, tenacidad y valentía ante tiempos difíciles para un futuro mejor.

Hace más o menos un año comenzaba esta nueva aventura para vosotros, ¿creéis que poco a poco habéis ido cumpliendo objetivos a corto plazo?

Desde que viera la luz en marzo de 2019 nuestro primer disco “Ecos de Aventura” hemos vivido cosas muy gratificantes. Ese mismo año tocamos en grandes festivales y muchas ciudades, antes de que estallara la pandemia. Ahora nace “Supernova”, nuestro segundo álbum, y todo está creciendo mucho, a pesar del momento difícil seguimos conquistando metas poco a poco.

¿Por qué el nombre de Supernova para este nuevo álbum?

Nos parecía un nombre que representaba bien la metáfora de una explosión de color y de luz que es lo que pretendemos transmitir con el disco. «Hay muchas referencias a través de las canciones a la temática espacial, que personalmente, me ha influido mucho y me encanta», afirma Juan Zanza, líder de la banda.

¿Ha influido todo esto que está pasando ahora en el mundo para que este disco esté lleno de esperanza para todo aquel que lo escuche?

Desde luego. La gran mayoría de letras están escritas durante la pandemia, y por ejemplo “Algo invisible” habla de este tema. Creemos que la gente podrá encontrar una gran conexión y positivismo en canciones como la que mencionamos, también en «Luz Errante», «Gravedad»…

¿Por qué “Luz Errante” como single de este nuevo álbum?

Nos parece una canción llena de energía, con un ritmo pegadizo y un estribillo que nos transmite cosas muy bonitas. La letra habla de superación, de no perder las fuerzas nunca y seguir hacia delante venga lo que venga. También creemos que resume bien el estilo y sonido de lo que vamos a encontrar en el resto del disco.

Ahora que debido a la pandemia no se puede celebrar los festivales como siempre, ¿habéis aprovechado para que las canciones de este nuevo disco suenen algo menos festivaleras o seguís con vuestra esencia?

La verdad es que para nada hemos tenido en cuenta esto a la hora de componer. De hecho, «Luz Errante», el primer single, puede que sea de los estribillos que más invitan a bailar en un concierto o festival. Hemos encontrado a la hora de componer un lugar en el que nos sentimos muy cómodos, que es esa fusión de baterías y guitarras potentes con líneas de voz muy melódicas. Pero es verdad que defender Valira en acústico se nos hace muy natural, porque las canciones, en un principio, antes de pasar por producción, tenían ese sonido desnudo a guitarra y voz.

¿Cómo ha sido el proceso de creación de las nuevas canciones? ¿Alguna que haya surgido en la cuarentena?

¡Sí! Teníamos antes de la cuarentena muchas de las músicas e ideas de melodías, pero prácticamente ninguna letra escrita todavía. Además, faltaba todo el trabajo de producción de los temas. Durante la pandemia nos pusimos a tope, «me centré mucho en escribir las letras y trabajamos mucho en la producción junto con Pau Paredes», comenta Zanza.

¿De qué forma os ha afectado la pandemia a la hora de continuar con vuestra carrera musical?

Está siendo duro, la verdad. Aunque nuestros seguidores y seguidoras nos están dando mucho calor y cariño, y la gente está consumiendo mucha música en Spotify y redes, los grupos de música necesitamos tocar, tanto para crecer y llegar a más lugares como para poder sostener la estructura. Ahora mismo vamos a hacer una pequeña gira de conciertos en acústico con aforos reducidos por distintas ciudades del estado y con la esperanza puesta en verano, ojalá podamos hacer conciertos con más normalidad pronto.

¿Se viene alguna colaboración en “Supernova”?

En el disco encontramos 3 colaboraciones. En “Gravedad” contamos con la voz de Diego del grupo Veintiuno, en “Algo Invisible” con la voz de Izaro y en “Refugio” con la voz de Manuela Vellés. Muy agradecidos de que nos hayan regalado un trocito de su arte para este segundo álbum.

Tras haberos separado de La Raíz, ¿ha sido difícil retomar la música desde otra perspectiva?

Creo que cuando coges algo con tanta ilusión, y es algo tan personal como tus canciones y proyecto, es difícil, al menos para mí, no hacer lo que te pide el corazón. Tanto a mis ex compañeros como a mí, el cuerpo nos pedía un cambio y dar rienda suelta a inquietudes personales y en otros proyectos. Y aunque sea volver a arrancar algo y pelear por verlo crecer, la ilusión puede con todo y hace que te sientas feliz y agradecido con lo que tienes y poder dedicarte a ello.

¿Crees que las redes sociales y las nuevas plataformas abren puertas a artistas como vosotros?

Totalmente. El mundo digital está cambiando y creciendo muy rápido, acelerado por la pandemia, y la música no se queda fuera de este fenómeno. Las redes sociales, Youtube, Spotify, son los principales portales donde mostrar tu música y conectar con el fan. Pero todavía está lejos de conseguir transmitir lo que se consigue en un concierto en directo.