Este mes de febrero hace 11 años que abrió sus puertas (BIOPARC Valencia) y en este corto espacio de tiempo se ha consolidado como un “imprescindible” para los turistas que se acercan a la ciudad y para muchos valencianos Bioparc es lugar de encuentro donde disfrutan de la naturaleza salvaje que tan fielmente recrea. BIOPARC consiguió convertirse en una referencia internacional entre los parques de animales.

Gorilla y su bebé
Para celebrar estos 11 años, Bioparc propone un aniversario “con causa” que hace posible acceder al parque en las mejores condiciones. En este sentido, en febrero los fines de semana y del 25 al 28, todas las entradas tienen un precio único de 18+1€ y el pase anual B! a 38+1€. Y, como siempre, se trata de una iniciativa comprometida con el medio ambiente, BIOPARC decidió que cada «+1€» se destinará a salvar a los murciélagos, la especie más emblemática para los valencianos.
Durante estos 11 años BIOPARC ha dejado huella en los más de 5 millones de personas de todo el mundo que han podido descubrir algunos de los paisajes más bellos y amenazados de África y que lo han calificado como uno de los 10 mejores parques de animales del mundo. Y también ha dejado su huella en la conservación de especies en peligro de extinción, con su participación en importantes proyectos internacionales de preservación tanto in situ como ex situ. Fruto de este esfuerzo han nacido los primeros gorilas “valencianos”.
Otro aspecto realmente impresionante de cómo está dejando huella BIOPARC con el paso de los años es su presencia como un gran “pulmón verde” en Valencia. El desarrollo de su vegetación resulta asombroso al comparar las fotografías de hace 11 años con las de hoy y nos permite vislumbrar lo que será en el futuro. Un jardín botánico que engrandece el patrimonio de naturaleza de la ciudad y que supone un punto de atracción para numerosas especies silvestres autóctonas. Un compromiso con el desarrollo sostenible que puede verse igualmente al ser el primer parque en eliminar el plástico.
Pero, sin duda, la huella más importante es la que queda en el corazón de las personas que han disfrutado la experiencia inolvidable de contemplar la naturaleza salvaje.

OTRAS NOTICIAS DE INTERÉS: ÀTIC DE PALAU ALAMEDA TE TRAE UN BRUNCH DE ALTURA