Durante estos meses de altas temperaturas todos en la casa vivís ese momento en el que ya no sabéis dónde meteros para huir del calor. Tu gato no es menos. Su bienestar se ve alterado, y algunas situaciones pueden llegar a ser un riesgo para su salud.

Por eso aquí te comento algunos trucos sencillos con los que podrás ayudar a tu mascota a refrescarse y vivir mucho más cómodo durante la ola de calor.

Agua por dentro y por fuera

La principal amenaza para el gato es la deshidratación, por eso debes poner a su alcance agua limpia siempre. Ponle un cuenco amplio y accesible donde beba cómodamente tanto como necesite. Rellénalo cada cierto tiempo, la termine o no, para que esté siempre fresca. Una buena idea es conseguir una fuente de agua. Se trata de un accesorio muy útil que a los gatos les encanta.

En cuanto a los baños refrescantes, es tan solo un tópico que los gatos odien el agua. Muchos de ellos disfrutan metiendo directamente la cabeza bajo el grifo. Si el tuyo es uno de estos atrevidos, no hay problema en que le dejes un surtidor donde refrescarse cuando lo necesite. Sí debes vigilar que tras el chapuzón secas bien el interior de sus orejas, para evitar posibles infecciones de oído.

Descansar al fresco

El reposo es también muy importante. Evita que el gato corra, juegue o salga al exterior en las horas de calor más extremo, la franja que va de las 13 a las 17.

En caso de que estéis en exterior, es importante que el animal tenga un espacio resguardado a la sombra. Si estáis en interior, no dejes que se ponga donde frente a la salida directa de aire acondicionado. Estos aparatos resecan el ambiente, lo cual puede llegar a enfermar a tu felino.

También puedes recurrir al uso de una manta refrescante para mascotas. Se trata de una esterilla rellena de un gel que actúa por presión. En el momento en que el animal se tumba sobre ella, el líquido se autorefrigera, creando una superficie muy fresquita sobre la que reposar.

Su manto protector

Cortar el pelo al gato en verano es buena idea. Además de eliminar el exceso de pelo muerto, consecuencia de la muda, se deshace de posibles enredos que acumulan calor. Sin embargo, no debes olvidar que en realidad su pelo es su protección. Que su cuerpo esté recubierto regula su temperatura corporal aislándole de la ambiental.

El cepillado también es recomendable. Además de complementar su aseo propio, nos resultará higiénico para el hogar. Además, para el animal es muy relajante y refuerza su vínculo de afecto contigo.

Adoptando estos sencillos cuidados durante la ola de calor, ayudarás a tu gatuno a pasar un verano mucho más agradable. 🙂