Kill Bill Volumen 1, o más comúnmente llamada Kill Bill 1 es una película dirigida por Quentin Tarantino que se estrenó en 2003. Su protagonista no es otra que Uma Thurman, la cual encarna a la venenosa Bamba Negra, también conocida como Beatrix Kiddo o La Novia. Envuelta en una dolorosa historia de acción y venganza, únicamente tiene un objetivo: matar a Bill, interpretado por el ya fallecido David Carradine, para vengarse.

kill-bill-best-wallpaper

Hablamos de una película que levanta pasiones y que se ha coronado por méritos propios como una de las mejores del director estadounidense. ¿Pero qué tiene que la hace tan especial? Sobre esto tengo una teoría que se apoya en tres puntos: Su valentía, su mística y su banda sonora. Así que sobre estos tres ejes voy a hablarte de una de las películas más “arrolladoras”.

Kill-Bill-Bloodbath

Valentía, primera parte:

Sin lugar a dudas, una de las escenas que más me sorprendió nace del paso que se da al anime cuando descubrimos el pasado de O-Ren Ishii (Lucy Liu). Algo impensable por el espectador medio que logra romper sus esquemas. La forma de contarlo, tan japonesa y tan sangrienta es sencillamente perfecta y consigue su objetivo: no dejarte indiferente. ¿Pero esto se puede hacer en el cine? Muy arriesgado.

header03

La pelea contra los 88 maníacos es un lienzo que se va pintando conforme avanza la batalla pero también un guiño a Samuray Faction ep 1. La escena donde la Mamba Negra y Vernita Green están peleando a muerte hasta que aparece la hija de la segunda y tienen que guardar las apariencias… Un momento en el que la tensión, la rivalidad pero también la ética están pegando chispazos. Tres momentos que gritan que no estás ante una película más.

kbv11

Mística, segunda parte:

Bañada por las infinitas referencias a películas de artes marciales, del género yakuza, y muchas de las películas que el propio director veía de joven. Son tantas las referencias que hay una leyenda que dice que Tarantino ofrecía un millón de dólares a la persona que las descubriera todas. Por desgracia, yo no las he descubierto todas pero sí te puedo hablar de un buen puñado de ellas. ¡Ahí van!

kill-bill-vol-1-on-tv

Si Kill Bill hace referencia a un icono del cine de las artes marciales de los 70 es a Bruce Lee, con ese traje amarillo que pudimos ver en su célebre “Game of Death”. Y en la segunda entrega cuando es enterrada viva y consigue salir con el famoso puñetazo con el que Bruce Lee hacía exhibiciones de artes marciales por todo el mundo. Los antifaces que llevan los 88 Maníacos son un guiño al Avispón Verde, donde también aparece Bruce Lee y la batalla contra ellos es un calco a la batalla que la leyenda de las artes marciales hace en Fist of Fury.

david guapo

La banda sonora, tercera parte:

Desde el carismático silbido, la famosa e inconfundible sintonía que presenta la película hasta el Bang Bang de Nancy Sinatra. Tarantino elige con maestría la canción apropiada para cada momento, acentuando el dramatismo y aumentando la tensión que se crea durante todo el filme. La emblemática The Grand Duel, de Luis Bacalov. Dont Let Me Be Misunderstood de Santa Esmeralda o The Flower of Carnage, de Meiko Kaji son sólo algunas de las mejores canciones que aparecen en Kill Bill Volumen 1.

kill-bill-vol-21

En conclusión, Kill Bill es mucho más que una película de acción, de venganza y de artes marciales. Es ante todo un collage de genialidad excelentemente ideado y ejecutado por Quentin Tarantino. Una obra maestra del cine, un puzzle perfecto, un homenaje en sí mismo. ¿Veremos una tercera entrega? Yo apuesto a que sí.

Valoración 5/5

Y para terminar… ¿Sabías que la película nació de una conversación en el rodaje de Pulp Fiction entre Quentin Tarantino y la propia Uma Thurman? De hecho en la propia película encontramos diálogos que cuentan su trama de forma explícita.