Sanz y Trueba presentan "Qué fue de Jorge Sanz" en la Rambleta

Jorge Sanz y David Trueba presentaron en la Rambleta la nueva temporada de la serie “Qué fue de Jorge Sanz” y nos contaron impresiones, anécdotas sobre su vida, entresijos del rodaje… Jorge rodaba a la vez con los dos hermanos Trueba en Budapest: ‘La reina de España’ con Fernando, y la serie con David, cuya segunda temporada es una vuelta de tuerca sobre las caras del éxito.

¿Cómo es la nueva temporada de la serie?

Jorge: Hablábamos de la serie como la Cara B de la alfombra roja, siempre se dice que en la Alfombra roja es todo muy bonito y glamouroso, pero los trajes son prestados. En mi caso es distinto porque yo uso el smoking de mi padre. Pero de repente, como todo el espíritu de la serie ha sido siempre muy sorpresivo, nadie se esperaba lo que íbamos a hacer después… Hemos dado un giro de tuerca y ya no todo te va mal. Ahora todo va bien. ¿Y qué pasa si este personaje lo pones en un entorno exitoso? Ves como mucha gente cambia cuando tiene éxito. Y eso es lo que le pasa a este personaje, que cambia y hasta que se da cuenta, tarda.

David: Sí, es como que hay veces que te olvidas de la dignidad, de la gente de verdad que está cerca, porque te parece que no son suficiente decorativos. Pero cuando no vienen bien dadas, quieres recurrir a tu gente de siempre porque los otros te abandonan. Lo que no queríamos, ya que la serie es tan especial, tan particular, es jugar desde una misma fórmula. Queríamos variar para descolocar al espectador y hacerle pensar sobre los 360 º alrededor de un personaje público.

¿Habéis grabado en Hungría?

David: Sí, en Budapest. Hemos trabajado en Barcelona, Madrid y Budapest, y mientras, Jorge estaba rodando una peli a la vez.

Jorge: Sí, yo rodaba ‘La reina de España’ y hacía doblete con los dos hermanos. David y Fernando. Creo que es algo que no ha pasado nunca. Soy único.

¡Irías loco con tanto Trueba!

Jorge: Si, era un poco locura… Igual iba de moderno, que de época, a un catering, a otro. Parecíamos guerrilleros. Y es que en la serie, al principio sobre todo, rodábamos de guerrilla. A salto de mata. Que tiene que llegar un tren, pues esperábamos y cuando pasaba…¡acción! Y después a ver cómo había quedado.

¿Cómo surgió la idea de una serie tan especial?

Jorge: Esta serie surgió, como casi todo en mi carrera, por casualidad. De hecho soy actor por casualidad. De pequeño me echaron del casting que estaba haciendo y cuando salía por la puerta, Amelia de la Torre me vio y me volvió a meter. Me volvieron a hacer las pruebas, les parecí muy fotogénico e hice la película.

David: Qué buena actriz y qué ojo tenía. Porque le habían rechazado y fíjate.

¿Y con la serie pasó algo parecido?

Jorge: Esta serie nació de un proyecto fallido de una productora, que me planteó hacer televisión conmigo. Me preguntaron qué me apetecía hacer y siempre que tengo una duda, recurro a Jonás o a David. Entonces David, que siempre le ha movido la amistad, me dijo deberías hacer algo así. Y me comentó la idea. Me gustó tanto que lo comenté con el productor y me dijo que no, que era demasiado moderno, que no se iba a entender. Me planteó otra cosa y le contesté: “yo ya no quiero hacer otra cosa, quiero hacer lo que mi amigo David ha pensado”.

Jorge Sanz

¿Cuál era la idea inicial?

David: Pensé que una cosa que él podía hacer con todo su bagaje, que eso no lo tiene nadie, es una serie en la que se burlara de este mundo, de cómo el destino juega estas malas pasadas de estar arriba, abajo…Y comenzaría de esta manera, tendrías un representante parecido al que tuviste, fiel escudero, que te mete en líos. Yo le decía “no hay que inventar tanto ,Jorge, acuérdate lo que te pasó… “Y caminó él solo un poco, hasta que grabamos el primer episodio, que accedí al final a las presiones de Jorge.

Jorge: Grabamos el primer episodio sin siquiera saber dónde se iba a ver. Dijimos, lo hacemos y seguro que sí se va a entender, lo pondremos en internet y se reirá la gente. Lo que vio Canal Plus y les gustó. 

¿Es una especie de reality satírico?

Jorge: Sí, es como una crónica y ahora que se está dilatando más.

David: Es el más difícil todavía porque en un reality al fin y al cabo cualquier cosa que pase está bien porque es la realidad. Pero esto es tan sofisticado como una serie. Tienes que inventar escenas totalmente ficticias que se perciban como reales. Y que funcionen los diálogos, las situaciones. Profesionalmente es un reto maravilloso.

De hecho, a veces no sabemos qué es realidad y qué no

David: Claro, porque cuando hacemos la secuencia mezclamos elementos que tienen que ver con la realidad de él, la nuestra…

Jorge: Y el anecdotario común. Ten en cuenta que nos cocemos desde muy jóvenes y tenemos mucho vivido juntos, hemos visto los toros desde la barrera, hemos toreado, hemos hecho de todo.

¿Cómo es trabajar con dos actores como Jorge y Eduardo?

David: Es una maravilla, están dispuestos a autoinmolarse, no piensan en ellos mismos o su carrera, si no en el proyecto. De hecho, si hubiera un cataclismo, o una guerra, sería una serie de acción, adaptándose a la actualidad.

David Trueba

¿Os esperabais el éxito?

Jorge: No, ya nunca te lo esperas.

David: Pero en esta serie sí que es verdad que hay una fidelidad especial del espectador, la gente nos pide más cuando nos ve por la calle.