SOFIA ELLAR

Sofia Ellar actúa en Valencia el 11 de noviembre

autor-noticia-icon

COMPARTIR

Hay fenómenos que nos hechizan cuando los vislumbramos de lejos. Y, con ese afán boquiabierto, nos quedamos embobados con formas y sonidos que nos enganchan. Eso es la belleza. Y eso es lo que pasa cuando escuchas la dulce voz de Sofia Ellar, envuelta en sus particulares melodias. Con una vocación de cantautora desde que tiene uso de razón, ha demostrado que es más “Libre” que nunca, y es lo que veremos el día 11 de noviembre en la Sala Moon de Valencia.

Sofia, ¿qué van a poder ver los asistentes al concierto de Valencia el 11 de noviembre?

Un show completamente diferente al que estamos acostumbrados ya que con la salida de mi tercer disco hemos tenido que descartar muchas canciones y estamos apostando por un show movido, estridente y popero de principio a fin! Se acabaron las penas ya. Ahora toca vivir.

Dicen que el público valenciano somos muy entregados ¿Es verdad?

Es totalmente cierto, se respira siempre un ambiente calentito y se saben toooodas las canciones. ¡Así da gusto! Presentas tu nuevo álbum Libre.

¿Qué tiene de especial tu nuevo trabajo?

Los discos (aunque la música cada vez se consume de forma más millenial) cuentan etapas y son muy especiales para quienes estamos detrás de esas canciones. “Libre” es precisamente la palabra a la que todos nos queremos agarrar en este momento de la vida tras dos años en los que nos hemos sentido presos de nuestra libertad. “Libre”, y más libre que nunca, es tal y como yo me siento ahora tras haber pasado por algunas curvas y baches de esto que llamamos vida.

En 2020 llenaste el Wizink Center en Madrid ¿Qué se siente?

Pues cuando cierro los ojos todavía no me lo creo, es un espacio que impone mucho y da mucho respeto. Es todo sueño de un artista así que con ganas de volver a poder tocar ahí pronto!

¿Siempre tuviste claro que querías dedicarte a la música?

Siempre me ha encantado la música, el espectáculo, los escenarios y un micrófono… pero en casa (y con razón) me dijeron que estudiase una carrera, que sacase bien mis notas, y que luego ya hablaríamos (se ríe). Como yo me puse muy insistente y cumplí mi parte del trato… cuando me matriculé en administración de empresas ya no había quien me frenase.

¿Cuáles son tus referentes? (o lo han sido en el pasado)

Musicales personas como Silvio Rodriguez, que son capaces de hacer tanta magia y poesía en cada una de sus canciones, contando tanta verdad. También he escuchado mucha música italiana clásica como Lucio Battisti, Claudio Baglioni, Rino Gaetano…el country también es un estilo de música que ha calado mucho en mí desde pequeña. La música tiene un lado muy dulce pero imagino que también su parte mala

¿Qué lado oscuro tiene ésta profesión?

Es precisamente de lo que nunca se habla y créeme que hay mucho lado oscuro y un millón de noches sin dormir. Por no hablar de la presión que nos ponemos y se nos pone también de estar descansados, eternamente jóvenes, y funcionando como robots cuando dependemos (no lo olvidemos) de un instrumento tan frágil y humano como lo es la voz y que a veces parece que nos dedicamos a enamorar constantemente y también tenemos días más flojos.

¿Cuál es tu tema más especial?

Me atrevería a decir que canciones como Ana, versión de cobarde, patas de alambre (esta última es del tercer disco y se la dedico a mi padre).

¿Y tu proyecto más arriesgado sigue siendo Mademoiselle Madame?

Háblanos un poco sobre él. En definitiva “Mademoiselle Madame” ha sido una apuesta arriesgada tratándose de la creación de un alterego totalmente contrario de aspecto y actitud al mío. Sin embargo, utilizo a este alterego para lanzar mensajes transcendetales ligados a la salud mental y a temas que me parecen importantísimos de visibilizar. Agárrense, ¡que Madame vuelve y con una historia nueva que contar!

¿Dónde te gustaría tocar que no lo hayas hecho ya? Sin límites!

Soy de las personas que tratan de vivir el “aquí y ahora” porque ya vivimos en una sociedad que va a toda pastilla y que no entiende de paciencia. La vida se pasa pitando y hay que saber saborearla según vamos viviéndola pero sin duda creo que este tiene que ser un año de viajes y cruzadas de charco. Ya estuvimos el pasado mayo por México, y vamos a seguir mentiendo la cabecita por Latinoamérica!

 

Momento del día: Aperitivo

Canción (que no sea tuya): Les Marionettes (Christophe)

Color: Turquesa color Ellar

Sensación favorita: Enamoramiento

Un olor y un sabor: Olor cítrico y a limpio.

Sabor: soy de salado.

Cualidades que admiras y odies: Admiro la honestidad y la coherencia en el ser humano. Detesto la falsedad, el cinismo y el ego.

Lectura favorita: Si duele, no es amor, de Silvia Congost.

TAGS

COMPARTIR

WordPress Ads