El uso de un calzado de verano inadecuado, con suela demasiado plana, puede causar molestias en la planta del pie e incluso en la espalda… ¡pero tiene solución!

Cuando llega el calor todos mostramos al mundo nuestra pedicura veraniega e intentamos calzar zapatos que hagan transpirar nuestros pies para que estén fresquitos y tengan el mismo bronceado que el resto del cuerpo.

El Colegio de Podólogos de la Comunidad Valenciana ha destacado que durante el verano aparece dolor en esta zona por la utilización de un calzado muy destapado, con poca sujeción al pie y de suela fina y flexible. Pero que no es necesario acudir al médico inmediatamente, ya que las molestias pueden desaparecer realizando ejercicios específicos que trabajen los músculos del pie, eso sí, si van en aumento será necesario acudir al podólogo para que aplique el tratamiento más adecuado y se eviten problemas mayores.

He aquí los ejercicios que dicta el Colegio de Podólogos de la Comunidad Valenciana para trabajar los músculos de la planta del pie:

1.- Poner el pie encima de una pelota de goma, preferiblemente fría, y rodar el pie hacia delante y hacia atrás.

2.- Colocarnos en una escalera y ponernos en el extremo de un escalón con los talones en el aire y tratar de subir y bajar el peso del cuerpo con la planta del pie lo más estirada posible.

3.- Sentarse en el suelo con las piernas estiradas formando un ángulo de 90º con el cuerpo. Colocar una toalla sujetando la parte delantera de la planta del pie y estirarla hacia nosotros.

4.- También son recomendables los masajes con crema de efecto frío.

 

Buen verano y recuerden, ¡paso firme!