"Las recetas de Adelgaza para siempre: Menús fáciles, variados y saludables", Ángela Quintas

Por: Nuria Salom / Fotos: Fernando Ruiz

Ángela Quintas es química experta en nutrición clínica y es única explicando de manera coloquial el mecanismo del cuerpo en nuestra alimentación.

 

¿Dedicarse a la nutrición es vocacional?

Comencé haciendo Químicas y no tenía ni idea de que me iba a dedicar al mundo de la nutrición. Apareció un profesor fantástico, que dio la asignatura de química clínica y dije: esto me gusta mucho y quiero dedicarme a ello. Me aconsejaron que no porque no había mucha salida entonces. Pero estaba convencida e hice un máster por una universidad americana, e hice el doctorado. Ya lo tenía claro.

Ángela eres química experta en nutrición clínica, la consulta, radio, libros, docencia, colaboradora en el cine… ¿Hay algo que no hagas?

Sí, tras un tiempo dedicándome a la nutrición, me decidí a montar algo más potente y surgió además la posibilidad de hacer ‘Gordos’, que es lo que me abrió la puerta para comenzar a trabajar con actores, en el mundo del cine y relacionarme con los medios.

Después continué con la clínica y también me ofrecieron hacer radio. Gracias a Máximo Pradera, que me sugirió trabajar con Javier Del Pino en el programa ‘A vivir que son dos días’. Era un programa de humor así que al principio fue difícil, pero super divertido. Después tuve la oportunidad de hacer mi propio programa en la Ser. Además escribo en la revista ‘Buena Vida, en ‘Objetivo bienestar..’
Tampoco quería perder mi parte docente y soy profesora de la UNED, a su vez surgió lo del libro… Y aquí estamos con todo.

El primer contacto con el cine y los medios fue la película ‘Gordos’. ¿Cómo fue esa primera experiencia?

Muy bonita, duró 9 meses donde los actores engordaban y adelgazaban. Además yo engordé con ellos porque estaba embarazada, con lo cual fui muy solidaria. Ese trabajo tuvo bastante repercusión, porque había mucho cambio y el esfuerzo de los actores en ese aspecto fue enorme.

¿Los actores son disciplinados?

Te encuentras un poco de todo. Por ejemplo el último ha sido Mario Casas, que la en la peli es un fotógrafo de un campo de concentración y yo no he visto a nadie con tanta fuerza de voluntad, tan disciplinado, tanto amor por la profesión. ¡Chapó!
Era muy difícil hacer adelgazar a Mario, porque mira como está…Tenía que dejar de ir al gimnasio, no hacer deporte para perder masa muscular, etc. Siempre todo revisado bajo controles médicos, porque su salud no debe sufrir absolutamente nada. Y así fue.

angela quintas, libro: Las recetas de Adelgaza para siempre: Menús fáciles, variados y saludables.

E incluso pueden mejorar de salud. ¿Te ha pasado?

Sí, en la película ‘Requisitos para ser una persona normal’ de Leticia Dolera, con Manuel Burque.
Leticia tenía claro que quería que fuera Manuel y siempre hacemos unas pruebas iniciales, salió alguna cosilla que no estaba perfecto, le dije a Leticia que Manuel no estaba para engordar. Primero había que normalizar las analíticas. Y es lo que hicimos. Al final Manuel engordó 12 kilos y pasó algo muy bonito para mí. Cuando él estaba en su máximo peso, sus analíticas eran mucho mejores que cuando estaba más delgado al principio.

Es que estar un pelín ‘gordo’ no es sinónimo de estar insano.

Claro, te puedes encontrar gente que tenga un ligero sobrepeso y que sus analíticas estén muy bien. Es decir come sano, aunque se ha pasado en ingesta. Ha comido demasiado, pero lo que ha comido estaba bien.
Y al revés, te puedes encontrar a alguien que esté delgado, rascas un poco y dices madre mía. Está delgado porque no está cubriendo sus necesidades calóricas, pero no se está nutriendo, simplemente se está alimentando.

En los libros nos enseñas a esto justamente: comer bien, nutrirse. El primero ‘Adelgaza para siempre’ fue un exitazo. ¿Este segundo ‘Las recetas de adelgaza para siempre’, viene a completar lo que comenzaste?

Sí, al proponerme escribir un libro no lo tenía claro, no se me había ocurrido escribir nunca y soy muy disléxica!, pero probar no cuesta nada. Finalmente el primer libro gustó mucho y me decidí a hacer este segundo, que completa el primero con recetas.

¿Las recetas son tuyas o de algún chef colaborador?

Son mías, cosas que hacía yo en casa, que se nos ocurrían en la consulta, algunas son ideas de pacientes… Además las he hecho yo todas, las he probado, hemos mirado los tiempos de elaboración… Por eso digo, que lo de hacer un libro tiene much mísimo trabajo.
Hay menús con 90 recetas para no aburrirte. Una de las cosas más complicadas de las dietas es el aburrimiento de platos muy sencillos y muy repetidos.

En el libro respondes a preguntas muy frecuentes, bulos, etc. Y cuentas el proceso de alimentación de una manera sencilla, para que entendamos cómo reacciona el cuerpo. Hay que saber distinguir los alimentos, aprender a combinarlos y mantener los niveles de glucosa ¿Voy bien?

Muy bien, te explico recordando las reglas que siempre hay que seguir:
1. Evitar platos ricos en hidratos que no vayan acompañados de proteínas.
2. No abusar de hidratos en formato líquido, como los zumos o el gazpacho.
3. Comer cada tres o cuatro horas.
4. No tardar más de una hora en comer después de levantarse.
5. No hacer deporte con el estómago vacío.
Desarrollo un poco: Lo primero no comer hidrato de carbono solo, es decir siempre mezclarlo con la proteí mna. Si te fijas en los japoneses están delgados porque ellos siempre mezclan.
Nosotros también hacíamos un poco eso. Mezclábamos un plato de legumbres en un plato pequeño y luego había un segundo. Eso es algo que hemos perdido. Cuando mezclas hidrato con proteína atenúas el pico de insulina.

También es importante tener cuidado con el hidrato de carbono líquido. Por ejemplo, cuando tú tomas un zumo de 4 naranjas, o estos zumos detox que están ahora tan de moda… Nunca tomarías 4 naranjas si no fueran exprimidas, o 4 piezas de fruta. ¿Qué ocurre? Que el primer proceso de digestión de esa fruta está en la milasa salival. Si me lo bebo, no tiene que hacer prácticamente nada. Esto pasa a mi estómago, se filtra a mi torrente sanguíneo, a través del intestino y me voy a encontrar en mi sangre con una cantidad muy grande de hidrato de carbono.
Y mi páncreas tiene que generar insulina. Puede ocurrir como les pasa a los diabéticos, que no pueden y hay posibilidad de incluso entrar en coma.
Como yo no soy diabético, lo que hace mi cuerpo para que esto no ocurra es algo que se llama lipogénesis: es decir, convertir este hidrato de carbono en grasa.
Por eso hay gente que sin comer grasas engorda, porque tu cuerpo está generando esto que se llama lipogénesis para mantener los niveles de insulina. Eso es un poco la clave de todo.

¿Los niños pueden llevar la dieta que propones las recetas?

La idea era que la persona que está a dieta cocine para todos lo mismo. Lo que llevamos mal es tener que hacer varios menús, algo para los demás y para ti una carne asada, que encima siempre es lo mismo y super aburrido, por eso no lo mantienes en el tiempo.
Puedes hacer pequeñas modificaciones para los nanos, pero sí es para toda la familia. De hecho hemos puesto un icono que es fácil para los niños. Para que ellos también lo hagan.

Ángela Quintas

¿El pan y la comida integral es bueno para todos?

Sí, a no ser que tengas alguna patología que lo impida. Pero hay que asegurarse que sea integral de verdad, que a veces parece, pero no lo son. Aprende a leer la etiqueta y compra el que sea real.
Mi hijo por ejemplo lleva pan negro. Todos los niños le dicen que ese está malo, pero en cambio a él el otro no le gusta. Hay que tener en cuenta que la harina blanca coge solo lo de dentro y eliminan la cáscara, que es donde están todas las propiedades y vitaminas. La harina integral se hace con la cáscara también. Lo ideal es que tenga las dos cosas. Tanto para niños o para adultos.

¿Qué piensas de las dietas milagro?

Lo primero es que eso no lo mantienes en el tiempo, es imposible comer así siempre. Y lo segundo es que lo ideal es mezclar los alimentos y saber cómo hacerlo, de manera sana. Hay muchas modas, pero lo que tienes es que aprender a comer. Y la dieta se ha de adaptar a ti y tú a la dieta.

¿Se comía mejor antes, con la cocina tradicional o ahora con la vida saludable y lo healthy?

Ahora hay mucha información sobre lo que es o no saludable y mucho producto ligtht y tal. Pero nuestras madres eran auténticas expertas en nutrición. Hacían unas lentejas con arroz y un chorrito de vinagre, que si supieran lo que estaban juntando ahí: una legumbre con un cereal, o sea todos los aminoácidos esenciales y luego el vinagre que hace que se pueda absorber el hierro.

Ahora hay alimentos de calidad, si compras bien y se puede hacer incluso mejor que ellas, pero estamos cayendo mucho en la comida procesada. Hay que volver a los mercados, hazte una lista de la compra, ten pensado el menú semanal, organízate.

Respecto a los superalimentos…

Están fenomenal y sí pueden tener muchas propiedades, pero no puedes atribuir propiedades mágicas a los alimentos. Lo que tienes es que comer bien , de todo. Tienes que nutrirte, no solo alimentarte. Y no que tengas que tomar un suplemento vitamínico porque haces dieta. Ya con los alimentos deberías tener todo cubierto.

¿Y los light?

Con eso hay que tener cuidado porque la gente asocia light a que no engorda. Y come sin medida. Por ejemplo una galleta, 0% azúcares, vale ¿pero y la grasa? Engorda menos, pero no puedes comer de eso como si no hubiera un mañana.

¿Alimentos prohibidos?

Todo lo que sea ultraprocesado, con azúcares ocultos, con aceite de palma, grasas saturadas. Si quieres que los niños coman bizcocho, hazlo tú en casa. No lo compres en bollería.

Y de las leyendas sobre huevos y colesterol o que la leche es malísima?

De la leche siempre digo lo mismo. ¿A ti te sienta bien? Pues no la dejes, si a ti te va estupenda, toma leche. Es como el gluten, es malo si eres celíaco, si no, para nada. Hay gente que se está quitando el gluten comprando bollería sin, pero llena de azúcar.
A la gente le encanta prohibir. Ahora todo es malo. Como el azúcar. Pues si no tomas ningún alimento procesado, sin azúcares ocultos y comes bien, puedes ponerte azúcar en el café. No hay problema.
Hay que terne cuidado, está muy bien tener información y usarla, pero a veces se nos va un poco de las manos.

¿Y la sacarina?

Ahora también dicen que es cancerígena. No es cierto. Son productos testados y aprobados, lo que no se debe es abusar. Ni del dulzor, ni de los salados. Es importante aprender a saber sacar el sabor del alimento, cuando te pasas de azúcar, o de sal estás enmascarando el sabor del producto en si.
En cuanto a los huevos y el colesterol, es mejor cuidar la grasa que comes a lo largo de la semana en otros productos, que en los huevos. Puedes tomar 4 huevos enteros a la semana, y claras las que quieras. Pero que si comes 6 no pasa nada…

 

EL LIBRO OFRECE LAS RESPUESTA A TODAS ESTAS PREGUNTAS:
¿Cómo sé si un producto es integral de verdad?
¿Puedo beber una copita de vino al día?
¿Qué pasa si algún día me concedo un capricho?
¿Qué es lo que reduce mi masa muscular?
¿Cuánta agua necesito beber durante el día?
¿Puedo tomar pan en las comidas?
¿Qué leche es la más adecuada?
¿Son recomendables las bebidas vegetales?
¿Se puede perder peso en la menopausia?
¿Y si tengo problemas de tiroides?
¿Debo comer aunque no tenga hambre?
¿Qué platos elijo si como fuera de casa?

Las recetas de Adelgaza para siempre: Menús fáciles, variados y saludables
Ángela Quintas

Noticias relacionadas
Pilar Urbano: “La Infanta Cristina de Borbón era el arma con la que Urdangarín apretó el gatillo”
MARÍA ADÁNEZ: “EL MACHISMO, LA VIOLENCIA DE GÉNERO Y LA MISOGINIA SON ASPECTOS QUE NO ESTÁN RESUELTOS”