El día que charlé con Antonio de la Torre

autor-noticia-icon

COMPARTIR

Son las seis y media de la tarde de un sábado en Kinépolis. Se nos ha ocurrido dejarnos caer por aquí para disfrutar de la compañía del actor Antonio de la Torre. Con motivo del festival de cine de Paterna, ha tenido a bien visitar el evento para ser homenajeado con el premio Antonio Ferrandis y dar paso a la presentación de “El reino”. La sensación de estar en una sala de cine sentado esperando a que comience la magia casi me hace desear que el motivo de mi visita a la sala 3 de estos fantásticos cines sea el habitual, disfrutar de una película en pantalla grande, como cualquier otra tarde de sábado. Ese deseo queda atrás rápidamente cuando proyectan un video del director Rodrigo Sorogoyen (que ha trabajado con Antonio en “Que Dios nos perdone” y “El reino”) recordando a su amigo y a todos los presentes el vínculo que une a ambos, más allá de su amor por el cine y por trabajar juntos. A continuación, el actor visiblemente emocionado comienza una breve introducción previa a la visualización de la película.

Pocos minutos después, me encuentro sentado junto a Antonio en un cómodo sofá. Ya le han entrevistado 4 compañeros, pero aún así le sobran ganas de conversar y de divertirse. Cuando llega mi turno, bromeaba emulando la mítica frase que pronunciaba Robert De Niro en “El cabo del miedo”, pero sustituyendo la palabra abogado por periodista, ¿dónde estás, periodista? Es su modo cómico de apremiarme para que los tiempos puedan cuadrar. 

Antonio de la Torre

Sin poder evitarlo, y como de una conversación cotidiana, comienzo a hablarle de una escena de la película “El reino”. Concretamente una de las que más tensión genera en toda la trama, en la que su personaje ha de robar unos documentos incriminatorios de un compañero suyo de partido, entrando en conflicto verbal y físico con la hija de éste y sus amigos en una fiesta clandestina en su casa de Andorra. Me aclara, que pese al realismo de la escena es una coreografía perfectamente planificada. Se asoma en sus palabras la pasión que mantiene por su oficio. Nos cuenta ilusionado lo complicado que fue destinar un día entero a esa escena y terminar de rodarla a las 5 de la mañana. Tal fue el éxito y la complicación de la escena que el propio director no pudo evitar llorar al ver el resultado final. Y hablando de directores, deja muy claro que tiene una relación muy especial con el director Daniel Sánchez Arévalo, con quien ha trabajado hasta en cuatro ocasiones. Remarca desde el principio que su trabajo más querido es precisamente con este realizador: “AzulOscuroCasiNegro”, película que le valió su primer Goya y que cambió su lugar en el panorama cinematográfico nacional. 

Es inevitable acabar charlando de sus catorce nominaciones a los premios Goya, habiendo obtenido solo en dos ocasiones el premio. Salta a la vista que, al menos en su caso concreto, la mera nominación ya constituye un premio para él. A lo largo de la entrevista descubro varios datos interesantes: además de ser un gran conversador, Antonio de la Torre no parece una de esas personas que disfruten en exceso echando la vista atrás en el tiempo. Me doy cuenta al preguntarle por lo curioso que resulta que el actor haya participado como un extra sin mucha trascendencia en 3 de las películas del director Alex de la Iglesia (incluida la gloriosa “El día de la bestia”), para acabar protagonizando “Balada triste de trompeta”. Lo que para mí es el ejemplo más gráfico de la gran evolución de su carrera, para él es simplemente la casualidad de que “no sabe que le pasó a Alex por la cabeza” para que le llamara para dar vida a un personaje tan singular. 

Antonio de la Torre

Deja claro el factor tan elevado de incertidumbre que existe en su profesión con la siguiente frase: “cuando no te llaman nunca sabes por qué es, y en muchas ocasiones tampoco lo sabes cuando te llaman”. Eso le recuerda a un episodio no muy agradable que vivió cuando realizó un casting para la película “7 vírgenes”, la primera película con cierta visibilidad del director Alberto Rodríguez (“La isla mínima”, “El hombre de las mil caras”). Lo negativo de esta situación es que no obtuvo el papel. Tiempo después, Rafael Cobos le confesaría que tanto Alberto como él quedaron fascinados con la prueba que había hecho, pero que no se decantaron por él porque encontraron a otro actor que les pareció más creíble como hermano del personaje interpretado por Juan José Ballesta. 

Además del sentido del humor, otra cualidad importante de Antonio de la Torre parece ser el optimismo, ya que concluye la historia de ese casting fallido como el hecho que le posibilitó trabajar con Alberto Rodríguez y Rafael Cobos en la película “Grupo 7” unos años después. Para el actor malagueño “un no de hoy puede significar el sí de mañana”. 

Antonio de la Torre

Después de conversar tan agradablemente durante unos minutos, le hago la pregunta que parece obligatoria para un actor que está tan consolidado en el cine español: ¿qué tal sus dos experiencias internacionales? ¿le gustaría a Antonio de la Torre instalarse en Hollywood? Por primera vez en toda la entrevista, el nivel de entusiasmo del actor se atempera. Solo puede decir estar agradecido por esas oportunidades que ha tenido fuera de España y, según él, ha de ser muy consciente de que “a su edad está abierto a todo, pero hay cambios drásticos que cuando uno tiene familia no son tan fáciles de realizar”.

Tras este encuentro tengo claras muchas cosas de Antonio de la Torre: Este actor tan cercano y divertido, además de conversador, no tiene compañeros de trabajo. Tiene familia que se genera a raíz de pasar muchas horas creando otras realidades en el set de rodaje. 

Dada la pasión que siente por su trabajo, no cabe ninguna duda de que nos seguirá regalando interpretaciones memorables, buscando el realismo de sus personajes (su máxima premisa interpretativa) y tratando de elegir historias que sean lo más distintas entre si como le sea posible, pues como deja claro en la entrevista, él no se siente cómodo con un género concreto, el se siente feliz cambiando constantemente de registro.

Otras entrevistas a actores que te pueden interesar…

TAGS

COMPARTIR