La semana pasada elegimos llevar nuestra Hello a uno de los viajes con encanto y de atmósfera más clásica que puedes encontrar, las Highlands o tierras altas escocesas. Pasando por Inverness, donde dormimos en un castillo visitando las ruinas de Dunottar, Saint Andrews o el famoso Elian Donan Castle, donde empezó a picarnos el gusanillo cinéfilo, no en vano por aquí estuvieron desde Errol Flynn, como Señor de Ballantrie o Pierce Brosnan como James Bond. Si hablamos de este mítico espía británico no podemos sino recrear una famosa escena del film Skyfall, cuando Daniel Craig escapa a su pasado y enseña a “M” sus orígenes, en los agrestes valles de Glencoe. Pobre Aston Martin destrozado por las balas de los malotes de Bardem!.

De regreso a la capital, Edimburgo, optamos por algún filme actual y que mejor elección, que T2 Trainspotting.

Escrita por el héroe local de Leith, Irvine Welsh, Trainspotting es un clásico de culto. Basada en el original del propio Welsh, Porno, T2 nos presenta 20 años después de la primera película, una completa reunión de todos sus personajes en la capital escocesa. Filmada a lo largo de más de 3 meses en más de 50 localizaciones alrededor de la ciudad, supone el retorno a Edimburgo del personaje principal, Renton, para reunirse con su familia y antiguos amigos después de estar las últimas dos décadas desaparecido en Amsterdam con el botín obtenido tras el golpe llevado a cabo en la primera película.

Para este film las calles de Edimburgo fueron tomadas literalmente. Plagadas de historia conforman una atmósfera vital y necesaria en el desarrollo de T2. Brillante por ejemplo, es el momento que se produce en Carlton Road, justo detrás de la estación de Waverley, donde Renton es golpeado por un coche mientras está huyendo, tras dar el golpe en la primera película. En esta nueva secuela se produce un cameo similar como un guiño al primer film.

La calle más famosa de Edimburgo, la Royal Mile, es testigo principal de nuevo en este film. Te será fácil encontrarla desde la Estación de Waverley si accedes por diferentes calles, desde Cockburn St. y los impresionantes escalones de Flesmarket Close, ambas lugares de rodaje de T2. Después de explorar la milla real, nos dirigimos hacia abajo a través de la escénica curva de Victoria St., una de las más pintorescas y coloridas calles de la capital, para vivir la escena de la escapada nocturna en T2.

Muy cerca de allí desembocamos en el corazón de los bajos niveles de la old town de Edimburgo, Grassmarket, donde Renton corre por sus calles en T2. Esta es una de las más vibrantes áreas de la ciudad, un paraíso de las tiendas vintage, diseñadores autóctonos y artesanos. Por si fuera poco podemos tomar unos característicos mejillones y contemplar una visión atípica del castillo.

IMG_20170504_195943

En T2, se muestran todas las grandes transformaciones sufridas por la ciudad desde el oscuro ambiente de narcotráfico de los noventa presentado en Trainspotting. En la actualidad la linea de edificios pintados de colores, el adoquinado de las calles se han convertido ahora en una comunidad creativa de galerías independientes, tiendas, cafés o incluso restaurantes con estrellas Michelin.

cartet2


Por ejemplo entre estos bistros de la zona de Commercial St, encontramos el lugar elegido por Renton y Sick boy como lugar de almuerzo. Al mismo tiempo, el sótano del Central Bar, tiene una presencia relevante en la película mediante la reunión que Sick Boy y Bergbie en el Port Sunshine.

El nombre es un guiño a otra institución cercana de la bebida del Leith, el más portuario donde se canta él himno clásico del “proclaimer”, Sol en Leith. 
El Central Bar, es un pub típico para leithers, pues la combinación de ladrillo rojo, grandes espejos, baldosas de gran tamaño han permanecido inalterables desde el final del siglo 19 cuando fue construido junto a la estación central, la cual recibe una mención especial en el nuevo largometraje.
En la primera peli, se producía una icónica escena de clubbing y en T2 no podría ser de otra manera que apareciera algo al respecto. Cálzate tus zapatos de baile y dirígete al infame nightclub de Cav. Se trata del mayor nightclub de Edimburgo. Cerca de Fountainbridge y justo donde termina Lothian Road, ha proporcionado la secuencia de flashback necesária para transportanos a los espectadores hacia la juventud del primer Trainspotting. Como curiosidad se hizo un casting abierto al público en general, para que disfrazados con su mejor look eigthies, se presentaran en el local para crear ese ambiente ochentero.
imagescorriendo
 
	
	
La “carrera” de Renton por las calles de Edimburgo es tan famosa entre los cinéfilos que hay una empresa, EMF Running Tours, que ofrece una exclusiva ruta T2, corriendo por las principales localizaciones del largometraje por las calles de la capital. Comienza en Princess St. Y recrea el incidente de Renton en la T1 antes de llegar a Calton Hill, descendiendo por el Parlamento escocés y atravesando Holyrood Park, antes del memorable y sudado ascenso a la silla de Arturo en ese estéril intento de Renton de conseguir convertir a Spud en un deportista.
Para finalizar nos dirigimos de nuevo a Princess St. que resulta el lugar perfecto para iniciar una ruta de shopping. Cerca se encuentra uno de los paseos de tiendas más lujosos de la capital, Multrees Walk, donde se levanta imponente la tienda del diseñador Harvey Nichols. En la cuarta planta se encuentra el restaurante-café donde Renton realiza en T2 su brillante speech “elige vida” donde tanto él como Verónica están tomando la cena. Las vistas sobre el New town son espectaculares. Ya que estas ahí aprovecha para bajar y dar una vuelta por esta área empezando en stockbridge y admirando la iglesia de Saint Stephens, que es usada como lugar donde Spud se reúne con otros toxicómanos para hacer terapia de grupo. Don´t lost it!
Mas info: 
www.edinburgh.org