El talent show Fama, ¡a bailar! anunció hace algunos meses su renovación para una segunda temporada en #0 de Movistar. De cara a su regreso, la plataforma de Telefónica anunció «muchas novedades», entre otras, «un escenario renovado». El estreno de esta segunda temporada llegará a principios de 2019, por lo que ya han arrancado los castings.

El pasado miércoles 19 de diciembre, tras su visita a Madrid y Barcelona, los profesores Iker Karrera, Sandra Egido y Carla Cervantes, junto a la directora de la escuela, Marta Moure, llegaron a Valencia buscando los mejores bailarines para esta nueva temporada del programa. El evento contó, además, con la presencia de Wondy, la ganadora de la última edición.

Bailarines en el casting de Fama, ¡a bailar!

El casting tuvo lugar en el Museo de Ciencias Príncipe Felipe. Este emblemático espacio de la ciudad se llenó de jóvenes llenosde energía, dispuestos a dar lo mejor de sí para impresionar a los profesores. Por supuesto, no faltaron los nervios, pero estos no impidieron que se creara un ambiente mágico, marcado por el buen rollo y la emoción.

Iker Karrera, Sandra Egido, Carla Cervantes y Marta Moure

Hablamos con los profesores y la directora para conocer sus expectativas de esta edición, así como su experiencia con los castings de este año y sus opiniones sobre la danza y el programa en general.

Los profesores hablando con los bailarines en el casting de Fama, ¡a bailar!

¿Qué es lo primero en lo que os fijáis cuando vais a seleccionar a alguien? ¿Miráis más la técnica o su expresividad y estilo?

Lo primero es que nos llamen la atención por su personalidad, pero después importa todo, es un conjunto. Es como cuando ves a las personas, tú te llevas una primera imagen, pero luego cuando te hablan, gesticulan…, vas formando tu idea, es un todo. Identificamos rápido lo que nos gusta porque hay una serie de características que cuando se juntan es como: «quiero esto». Luego ya veremos qué nos ofrece y cómo se puede llegar a transformar.

¿Y ya desde estas pruebas veis a personas que confiáis en que van a llegar lejos en el concurso?

Sí, sin duda. Pero al final no depende de nosotros. Nosotros podemos ver algo en una persona, pero después ella tiene que verlo también y querer y trabajar. También es que hay casos en los que lo vemos súper claro, pero otros con los que a lo mejor al principio tenemos dudas y después nos sorprenden y eso es lo mejor. Son esos casos que ves en el programa y dices «hala, qué evolución, cómo ha crecido» y es una maravilla. Eso es Fama, es la esencia del programa, porque no deja de ser una escuela, y ese proceso es lo que más nos entusiasma, tanto a nosotros como al espectador.

Ya se han hecho castings en Madrid y Barcelona, ¿cómo están siendo?

Nos impresionan las ganas que tiene la gente, la ilusión. Nos llega mucho el ver a gente tan joven con tantas ganas.

¿Y no es muy difícil ver tantas actuaciones seguidas y poder decidir?

La verdad es que sí, pero por suerte estamos acostumbrados, venimos a esto y este es el trabajo. Los castings hoy en día son eso, ver a mucha gente y cuanta más, mejor. Venimos preparados. Es verdad que es difícil, pero al ser varios, tenemos unos cuantos ojos que miran y deciden.

¿Soléis estar de acuerdo al decidir?

Sí, casi siempre. Igual al final del todo hay algún momento de discusión que resulta gracioso, pero siempre llegamos al consenso. Hay casos que tenemos muy claros, donde la decisión es unánime y todos vemos que sí, y otros en los que igual nos peleamos un poquito, pero son peleas divertidas y constructivas. Y la verdad es que también todos confiamos en lo que dicen los otros, porque si alguien ha visto algo que cree que vale la pena, lo tenemos muy en cuenta. Después incluso defendemos a un concursante y decimos cosas como «a mí esta persona me ha encantado por esto y tiene que pasar sí o sí».

Bailarines en el casting de Fama, ¡a bailar!

 

Entonces ya vais teniendo vuestros favoritos

Sí, a la gente que brilla le ve muy fácilmente, pero para cualquier casting de cualquier cosa, en cualquier faceta hay alguien que tiene ese algo que deslumbra y dices «a sus pies».

¿Qué esperáis de esta edición?

Mucho talento, mucho trabajo y sobre todo llegar a mucha gente y que los espectadores se pongan un poco en la piel de los profesores, que empaticen y que les sigan. También que se vea el esfuerzo real que conlleva este programa, porque es impresionante lo que trabajan los chicos en la escuela y por ende los profesores.

¿Y en los talent shows diríais que se intenta igualar mucho a los concursantes, cortarlos con un patrón muy parecido? De esto se está acusando a Operación Triunfo, por ejemplo, ¿pasa también en la danza?

Yo no creo que intenten eso tampoco, yo creo que cualquier talent show lo que busca es gente que tenga ese algo especial y su propia personalidad. Lo importante es que ellos lo tengan y después ayudarles a que lo mejoren y lo potencien. La clave es ayudar y potenciar en su línea, darles herramientas.

Los bailarines

Sin duda, los protagonistas del día fueron ellos, los bailarines, quienes, a pesar de los nervios propios de la voluntad de dar lo mejor para conseguir su puesto en la escuela, llenaron el ambiente de energía y buen rollo.

Este año, la prueba consistía en dos fases, una primera en la que debían bailar durante 30 segundos al ritmo de un par de canciones elegidas por el equipo del programa, que los bailarines desconocían previamente. Los elegidos de esta fase, pasaron a la segunda, donde mostraron sus coreografías individuales, las cuales ya traían preparadas.

Bailarines en el casting de Fama, ¡a bailar!

Algunos de ellos se enfrentaban a su primer casting, otros, sin embargo, se presentaban por segundo año, o incluso por segunda vez este año, tras haberlo intentado ya en otra ciudad. Hablamos con algunos de ellos para que nos cuenten su experiencia.

Respecto a la autoevaluación sobre sus pruebas, hablan de nervios, por supuesto, pero también de trabajo y esfuerzo. Destacan que «es difícil impresionar en 30 segundos y sin saber cuál va a ser la música, pero también eso es ser bailarín, saber adaptarse».

Bailarines en el casting de Fama, ¡a bailar!

Al preguntarles por el ambiente, todos coinciden en una cosa: brutal, mucha conexión y mucho nivel. Por supuesto, se trataba del ambiente propio de un casting, «la gente está nerviosa y quiere enseñar todo lo que puede hacer y dar el máximo que puede en el mínimo tiempo posible», apuntaba uno de ellos. Sin embargo, esto no impidió que se creara un contexto familiar y agradable.

«Igual estás mirando a la nada y te cruzas la mirada con alguien y os sonreís. Yo soy de Italia y allí hice también algunos castings y era muy diferente. Noto que en Italia entre bailarines hay muchas miradas de superioridad,  pero aquí es diferente, los bailarines se acercan unos a otros a decir ‘oye, me gusta cómo bailas’,  y creo que es mejor, porque yo no me quito nada a mí diciéndote que lo has hecho bien si de verdad lo pienso, me gusta más así», explicaba una de las bailarinas.

Bailarines en el casting de Fama, ¡a bailar!

Encontramos varios aspirantes que ya habían participado en los castings anteriores, de Madrid y Barcelona. Algunos, pensando en la posibilidad de no ser los elegidos en Valencia, se plantean incluso continuar la ruta del equipo por España e intentarlo de nuevo en otras ciudades, con el objetivo de lograr cumplir su sueño. «Yo haría los castings de todas las ciudades, pero es dinero, es viajar, es pasar todo un día. El año pasado solo hice un casting, este he decidido hacer dos ciudades. Aunque luego si me coge el grillo igual digo ‘va, voy también a Sevilla o aprovecho y voy a Canarias que no he estado’», nos cuenta una bailarina que se presenta al casting de Valencia tras haberlo intentado antes en Barcelona.

Wondy, la última ganadora

El eventó contó con la presencia de Wondy, la ganadora de la última edición de Fama, ¡a bailar!. En los descansos entre las pruebas, Wondy habló con los bailarines que se presentaban al casting, les contó su experiencia, compartieron ideas sobre la danza y, sobre todo, les transmitió tranquilidad y confianza.Tras las pruebas de la primera fase, la ganadora escogió a algunos de los participantes para bailar juntos. Sorprendió la conexión instantánea que se produjo entre todos ellos y que creó un ambiente mágico y calmado.

Después, aprovechamos para hablar con Wondy y conocer su pespectiva respecto a las pruebas que ya se han realizado y al nivel y el ambiente de Valencia, aedmás de sus expectativas para esta nueva edición.

¿Cómo has visto a los bailarines de Valencia?

Tengo que decirte que no me he estado fijando mucho en el nivel porque me ha impresionado la energía que hay. La gente está dando lo mejor de sí y se está creando algo muy bonito. No creo que predomine hoy la técnica ni la versatilidad, sino la energía, noto a todo el mundo muy unido, compartiendo, y eso es lo que luego da la fuerza para hacer tu danza.

Has seleccionado a algunos para bailar con ellos, ¿los has escogido porque te han transmitido ese algo?

Te voy a ser sincera, a algunos los conocía y otros los he escogido porque me han transmitido muy buen rollo. Me habría gustado escoger a diez más, pero bueno, tenía que seleccionar unos poquitos. Pero ha sido más por decir «bueno, vamos a juntarnos aquí y a crear un segundo de paz, de respirar» porque había tanta energía. Quería que pudieran sacar y ofrecer esa otra cosa que tienen dentro, que yo sé que tienen porque he visto en ellos, me apetecía que sacaran un lado más sensible, más allá de la actitud de batalla. Ha sido muy guay bailar con ellos.

Wondy bailando junto a los bailarines en el casting de Fama, ¡a bailar!

¿Y el ambiente en general qué te ha parecido?

Súper. Veo a todos súper conectados, hay muy buen rollo, han venido todos en piña. Hasta el día está saliendo bien, buen clima, buena luz, todo apunta a que hoy es un día muy guay. Además me gusta estar aquí porque tengo mucha gente conocida y estoy muy ilusionada por verles, entonces me uno a esa energía que llevan.

Has estado también en Barcelona y Madrid, tres castings ya, ¿has visto a alguien con quien te hayas quedado porque creas que podría llegar a la final?

La verdad es que sí, tengo incluso apuestas de quién puede ser mi ganador o ganadora. También tengo que decir que, quien es artista, al final se acaba conociendo en el mundo de la danza, entonces nos vamos siguiendo en redes y demás, por lo que ya tenía un guiño si se presentaban determinadas personas, pero sí que es verdad que lo que he visto en los castings me ha demostrado que hay gente que se está presentando este año que vale mucho.

¿Qué expectativas tienes de esta edición?

La verdad es que dudo, no estoy muy segura de cómo va a ser. Tengo la sensación de que va a haber muy buena energía, pero no sé más. Quedan muchas ciudades, y tampoco me da en todas tiempo a ver a todos y algunos están muy nerviosos como para mostrar todo lo mejor de ellos mismos, entonces creo que conforme avance la cosa lo tendremos mas claro, pero de momento no sé muy bien qué expectativas tener.

Otras noticias de interés: ENTREVISTA CON LA COREÓGRAFA Y DIRECTORA ARTÍSTICA VERÓNICA MEJÍA