Parece una cifra muy escandalosa, y probablemente lo sea. España aumenta año tras año su importación de frutas y verduras de otros países, algo que evidentemente, no es lo mejor para nuestro producto.

Solo analizando los datos de la importación de fruta y verdura desde Marruecos, ya vemos un incremento sustancial. En los 8 primeros meses del año 2017, España se gastó 429 millones de euros de fruta importada desde Marruecos, lo que significó un aumentó del 34% respecto al año anterior.

Pero, aunque Marruecos sea el principal país importador de España, ni mucho menos es el único. En 2017 el gasto en importación de frutas y verduras de España fue de más de 1000 millones (1094 millones de euros). Esta cifra supuso un aumento del 24% respecto al año anterior, y un 64% más que hace 5 años.

¿Por qué aumenta la importación en España?

Para FEPEX, la Federación Española de Asociaciones de Productores Exportadores de Frutas, Hortalizas, Flores y Plantas Vivas, el aumento de la importación de estos productos en España se debe a un crecimiento de la competencia de otros países con calendarios y cultivos que coinciden con la producción española. También afecta, según ellos, una mayor diversificación en la demanda, así como la desestacionalización de los productos.

Pero, lo más grave de todo esto, es que el aumento de la importación coincide con una disminución del consumo de este tipo de productos en España. Lo que significa que se consumen menos, y de otros países. Esta situación puede estar afectando muy negativamente al sector agrícola español.

Naranjas valencianas, fruta de primera calidad

Las naranjas, las más perjudicadas

Uno de los productos más importados es la naranja. Si analizamos el periodo de enero a octubre de 2017, y lo comparamos con el mismo periodo de hace 5 años, la exportación de naranjas de Marruecos ha aumentado la friolera de un 354%. Todo eso, sabiendo que en España tenemos zonas, como la Comunidad Valencia, donde el clima es perfecto para el cultivo de naranjas y la calidad de éstas es altísima.

Pero, tal vez los consumidores también tenemos culpa en que esto ocurra. ¿Nos fijamos en la procedencia del producto que compramos? Probablemente no, y seguramente le hacemos un flaco favor a nuestros propios productos.

Es importante saber que en la etiqueta del producto debe poner la procedencia de éste. Normalmente nos fijamos en la etiqueta para conocer otros datos, como pueden ser la fecha de caducidad, los ingredientes, condiciones de conservación… pero pocas veces para ver su procedencia.

Pero, otro dato importante es saber que la forma en la que compramos está cambiando, y las naranjas no son una excepción. Cada vez es más habitual que la gente haga sus compras por internet, ya que les supone un importante ahorro de tiempo y dinero.

La calidad de la naranja de Valencia está reconocida a nivel internacional

Si decidimos comprar naranjas por internet, podemos cerciorarnos que el producto es nacional, ya que habitualmente en la misma web donde se vende dicho producto encontraremos una explicación sobre su origen. En caso de no ser así, mejor buscar otra opción y buscar en google distribuidores como Campos de Azahar, un tienda online en la que puedes comprar naranjas de valencia a buen precio, y de una gran calidad.

Como consumidores, también somos parte importante del futuro de los productos nacionales.

 

Noticias relacionadas

“Las recetas de Adelgaza para siempre: Menús fáciles, variados y saludables”, Ángela Quintas