Texto: Josep Lozano

Desde su Pobla Llarga natal, pasando por Vila-Real y asentándose en Valencia, desde el fútbol base a internacional sub-21 y después pilar de la selección absoluta, bregando por medio mundo desde Sidney a Corea del Sur, de Japón a Alemania, en su mochila lleva dos Ligas, una Copa de la UEFA, una Supercopa de Europa y casi dos Champions League.

Un palmarés extenso, rico y generoso, como lo fue su misión en el campo. Tácticamente uno de los mejores centrocampistas, cual Robin Hood interceptaba, robaba y entregaba los preciados balones a sus compañeros para dirigirlos hacia la portería rival, una labor a veces ingrata, pero absolutamente imprescindible que le merecen los galones de un gran capitán.

Todos no pueden marcar goles en el deporte rey, pero Albelda se ha ganado con su tesón y trabajo un sitio entre los mejores, por eso, con todos los honores, forma parte del ‘Mestalla Forever Tour’. Pero hoy no nos sentamos para hablar de fútbol –o no solo-, sino de las cualidades de un David carismático convertido en una de las señas de identidad del Valencia CF.

Usted ha sido siempre un luchador, primero dentro del campo de fútbol y ahora desde otras perspectivas. ¿Le cuesta adaptarse a los nuevos terrenos?

Si, bastante, porque el futbolista cuando es profesional vive única y exclusivamente para cuidarse y rendir al máximo nivel, te exprime y te exige a nivel físico y psicológico. Cuando cambias, el primer día que te retiras es una vida totalmente diferente, como descubrir un nuevo mundo, empezando por la familia y los amigos con los que compartes más tiempo. Y el reto que sigue es derribar nuevas puertas con las que seguir trabajando en lo que uno va descubriendo.

Loquillo cantaba aquello de ‘’Feo, fuerte y formal’’, ¿con qué se queda de las tres cosas?

Uff, es complicado, pueden ir las tres juntas. Me gusta lo de formal. Yo creo que en esta vida hay que tener un equilibrio a nivel personal para cumplir con las expectativas que uno se crea, y esto sirve para cualquier trabajo. Lo he vivido intensamente en el fútbol, y también lo estoy viviendo ahora en los medios de comunicación en los que colaboro.

En el campo causaba respeto porque, aunque jugaba, con usted no se jugaba. ¿Sigue con los mismos principios, los mismos valores?

Sí, porque mira, algo esencial de vivir en el fútbol desde tan pequeñito y llegar a jugar de manera profesional, te aporta algunos valores que te educan para tu propia vida. El trabajo en equipo, el compañerismo, el apoyar a compañeros en situaciones no buenas, el respeto…, todo eso se gana mucho en los vestuarios, día a día. Y todo eso son valores que te quedan a nivel educativo para también poder aplicarlo a otros campos de la vida.

Aparte del balón, ¿con qué otras cosas le gusta jugar?

A mí lo que me gusta es disfrutar de lo que hago. Ahora mismo, sin ir más lejos, hemos empezado esta temporada con el programa deportivo para nuestra televisión autonómica À Punt. Si no me encontrara bien preparándolo y haciéndolo, si no estuviera a gusto, no iría. Me gusta disfrutar de lo que hago, después tengo otros hobbies. Jugar al futbol te llena la vida pero, cuando te lo dejas, es difícil, necesitas otras cosas. Por ejemplo, salir en bicicleta a ver paisajes es algo que me gusta y para ello no necesitas a nadie. Coges la bici y te vas.

El fútbol o la política, opine cuál es mejor, porque los dos quieren el bien para sus ciudadanos, para sus equipos… ¿le veremos de presidente?

Jajajaja, no me lo he planteado. Si algo es bueno para la ciudad, lo apoyo sin dudar. Y en el sector del fútbol es algo que tiene que surgir. En caso de ser presidente de un club, lo sería del Valencia, dada mi trayectoria no tendría sentido que fuera en el Levante o en cualquier otro. Pero claro, esta situación tiene mucho que ver en cómo se desarrolla el futuro de la entidad, porque sabemos que ahora el propietario es el Sr. Lim, un señor de Singapur, y él pone a su gente para manejarlo como una empresa privada.

¿Dos ruedas pintan mejor que las dos pelotas de su posado en Interviú?

Jajajajaja! Aún hay quien me lo recuerda porque esas fotos…, pero bueno, cuando somos jóvenes yo creo que todos hemos cometido locuras. Yo ahora cuando lo veo me pregunto ¿en qué estaba pensando?

¿Le ha gustado la propuesta gastronómica de hoy? ¿Que destacaría?

Aquí en el restaurante Àtic Alameda se está muy bien, con unas vistas excelentes y he comido fantástico. Los entrantes con mucha variación y muy cuidados, la selección de arroces me ha encantado, y no sé por cuál decantarme. Tendré que venir más veces para probarlos mejor
y saborear su carta a mediodía o por la noche.

LA SELECCIÓN DE ALBELDA EN ÀTIC:

CENTRO DE MESA

SEPIA CON MAYONESA con chopitos fritos

CARPACCIO DE PICANHA Y TRUFA NEGRA

GAMBA ROJA DE DENIA a la plancha

PRINCIPAL

RODABALLO A LA MANTEQUILLA NEGRA con PATATAS FRITAS CASERAS, VARIEDAD KENNEBEC TATAKI DE WAGYU CON CREMA DE BONIATO, CEBOLLITAS Y PORTOBELLO

POSTRE

TORRIJA DE FARTON CON CREMA DE LECHE MERENGADA FRENESI DE CHOCOLATE

C/ de l'Arquitecte Mora, 2, 46010 València · Tél. 963 54 51 76 · palaualameda.com

Otras noticias de interés:

LOS 15 PUEBLOS DE LA COMUNIDAD VALENCIANA CON MÁS ENCANTO