Su vida siempre ha ido de alguna forma encaminada al mundo artístico y desde joven ha estado interesando en las letras y en el dibujo. En la actualidad, Narciso Martín se dedica profesionalmente al mundo del deporte y la salud, es diseñador e ilustrador por vocación y escritor por ilusión. Ha participado como guionista en el cómic de éxito Valentia, y es autor de la novela El último sueño y La búsqueda de Taãgah. Ahora se encuentra presentando su nuevo libro Mi otra vida.

Narciso Martín

 

 ¿Cuál es la idea central de Mi otra vida?

La búsqueda de una segunda oportunidad con un antiguo amor de juventud del protagonista, Martín Díaz, y la relación paterno-filial  de los dos personajes principales. Son distintos tipos de amor pero igual de importantes en mi opinión.

 ¿Esta novela contiene fragmentos biográficos o es ficción?

La historia es ampliamente  biográfica. Me sirvió como terapia en un momento complicado de mi vida, así que muchos de los fragmentos son de mi propia vida, aunque maquillado literariamente. Nada que le otorga más valor a lo que se escribe que aquello que uno ha vivido y sentido, aunque sea un ejercicio de nudismo emocional importante.

Es tu tercera novela, pero la primera romántica. ¿Qué te ha impulsado a escribir este género?

Me empujó la necesidad de sacar lo que llevaba dentro en aquella época, cómo decía, a modo de terapia. Nunca me imaginé plasmando ideas o argumentos románticos, y ahora le he cogido gusto a lo sentimental.

Por otro lado, Martín Díaz es la persona que me gustaría ser, quería jugar un poco a desahogarme y también a animarme a vislumbrar quién me gustaría llegar a ser.

¿A quién va dirigida Mi otra vida?

Va dirigida a todo aquel que ha querido a alguien y que haya perdido. A los que quisieron una segunda oportunidad. Básicamente a casi todo el mundo. ¿Quién no ha querido una segunda oportunidad en la vida?

¿Te has inspirado en algo en especial para escribir esta novela?

Además de mi propia experiencia, mis anteriores novelas, que aparecieron en el blog de Natalia Tamarazzo (que colaboraba con HelloValencia) eran de aventuras, por lo que los viajes siguen muy presentes en mi obra. Me encanta viajar y las experiencias nuevas, y es algo que no he abandonado en esta nueva aventura, al fin y al cabo una novela de amor sigue siendo una aventura.

La historia traslada a los lectores a un universo donde los sueños se persiguen y las segundas oportunidades parecen existir. ¿Vivimos tiempos de conformismo y de pérdida de la esperanza?

El cinismo y el hiperrealismo son peligrosos y últimamente el mundo parece menos romántico. Todo dura menos y se valoran más las cosas que las personas y los momentos. Martín Díaz  intenta enseñar a su hijo y a los lectores a vivir, a equivocarse y a no tener miedo. Enseñanzas que parece que se van diluyendo con los años.

 ¿Consideras que tu libro ayuda, motiva y enseña a aquellos que se sumergen en la historia?

Espero que sí. A mí me ayudó mucho. Muchas personas que lo han leído o lo están leyendo ya me han escrito para compartir sus opiniones y me alegra decir que todas son muy positivas. Al fin y al cabo uno escribe para sí mismo, pero también para los demás. No hay nada más gratificante que te digan que algo que has escrito les ha ayudado o inspirado. Creo que todo lo que Martín Díaz comparte con el lector son perlas de sabiduría octogenaria, a veces incluso me sorprendía a mí mismo al leer lo que acababa de escribir, como si me lo estuviera diciendo a mí mismo por primera vez.

¿Qué mensaje les darías a tus lectores antes de que leyeran este nuevo libro?

Que lo afrontasen con la mente abierta, sin prejuicios y sin miedo. Que se pusieran un poco de música de fondo, algún concierto de Ludovico Einaudi (qué es lo que yo escuchaba al escribirla) y que le dieran una oportunidad a Martín y Gabriel. Les aseguro que el viaje al que les llevará bien merece la pena. De seguro más de uno de sus consejos y reflexiones les hará pensar y les emocionará.

¿Qué va a ser lo próximo que escribas?

Tengo ya dos novelas acabadas, a la espera de ser publicadas: otra novela intimista y de una bonita carga sentimental, esta vez la relación entre un padre y una hija enferma que se titula “Magia para Melisa”, y una novela negra sobre un asesino peculiar aunque muy divertido, titulada “La sombra de Daniel”. Y por supuesto ya tengo en mente la próxima por escribir, será un relato femenino. Es mi nuevo reto autoimpuesto, conocer más la mente de una mujer e intentar plasmar su evolución de la adolescencia a la madurez y todo lo que ello conlleva.