El cine tal como lo conocemos hoy en día, ha supuesto una renovación continua, desde el mismo día en que nació. Hablamos de cuando la tecnología, el ingenio, y probablemente, muchas tardes de aburrimiento en las casas, permitieron que, con una serie de artilugios se pudiera captar el movimiento. Nos referimos a objetos sencillos: cenefas y velas. La propia luz atravesando los orificios del objeto circular, proyectaba una serie de sombras en la pared (Sombras Chinas), y eso suponía un entretenimiento tremendo para los ciudadanos de varios siglos atrás. Cada paso que se daba, suponía un avance. Imágenes cotidianas en blanco y negro, efectos especiales de la mano de George Méliès (Le Voyage dans la Lune), cine cómico o expresionismo alemán. La gente acudía a las salas a ver películas que no tenían ningún sonido. Más tarde, se sentaban narradores en un lateral de la película, y las contaban. El cine se había convertido en una industria, tenía un público que con la llegada de los televisores, empezaba a demandar el color. Muchos años después, ya con el color instaurado, el sonido, y muchos años de evolución, nos encontramos con el cine que conocemos hoy en día, y que no deja de desarrollarse y crecer. La industria no deja de proponernos unas increíbles mejoras para que vayamos al cine.

Hoy hemos acudido a la presentación de lo que va a suponer para los cines Ocine del centro comercial Aqua Multiespacio, el nuevo sistema de proyección LÁSER junto con el DOLBY ATMOS en sonido.

Por una parte la tecnología láser, que hoy en día es el presente, y que está instaurada por parte de Ocine desde el año 2014, supone una fuente principal de luz mucho más estable que las lámparas de Xenón. Además de generar la luz perfecta para trabajar dentro del proyector.

El sistema de sonido Dolby Atmos, nos inmersa dentro de la película, gracias a la novedad, y primicia en València, que supone poder mover el sonido alrededor de la sala y encima de los propios espectadores. Con este sonido se puede perfectamente simular un entorno capaz de emocionarnos, sea cual sea la butaca en la que nos hayamos sentado.

El cine siempre gana la batalla a la pequeña pantalla, porque como en el cine, y más con estos avances tan acertados, no veremos ni disfrutaremos nunca ninguna película. La sala acondicionada con estas novedades abre el próximo viernes 26, (perfecta para el estreno de Piratas del Caribe). Se espera la apertura de otra sala adaptada, en las próximas semanas. Así que sólo esperamos que la gente deje de deslumbrarnos con sus móviles, porque el único «deslumbre» que queremos ver, es el de la propia pantalla.