Adentrándonos en el ?del Barrio del Carmen, se encuentra este restaurante vegetariano, cuya decoración y estética, son del todo agradables, consiguiendo que, desde un primer momento te apetezca entrar.

Aunque resulta bastante inaccesible para personas en silla de ruedas, tanto por el escalón que precede la entrada, como por la anchura de la puerta, el local goza de una pequeña terraza , donde se podrían ubicar, y estoy segura, por la amabilidad del personal, que le facilitarán cualquier cosa que necesite.Ya que, aunque yo fui acompañada, al decirle a la camarera mi problema visual, me explicó uno a uno los platos elegidos , incluso el tamaño, mediante gestos.✌?.Se nos presenta una carta amplia , tanto, que podemos encontrarnos un poco perdidos e indecisos, pero de nuevo la amabilidad del servicio, nos vuelve a reconducir .Bastantes entrantes, todos basados en cremas según la temporada y legumbres,; riquísimos humus y patés a cual de ellos más apetecible y que entran fenomenal.

Como segunda opción de la carta, nos encontramos con los copiosos Bols, integrales y y ecológicos, que además de nutritivos y digestivos, se nos presentan de una manera atractiva y diferente al venir en un gran Bol y no en el tradicional plato. Particularmente me gustó el “ELBRUS”, de QUINOA integral que junto al humus de remolacha y el queso feta, lo convierte en un sabor totalmente diferente a lo que había probado hasta ahora.??

Continua la extensa carta, con las deliciosas “burgers”, que particularmente, son mi debilidad; nombradas por ellos como “ecoveganas”, las tienen de varios tipos: de garbanzos y quinoa es de mis favoritas. Pero también hay de arroz rojo y temple, avena, tofo y olivas verdes. Una vez tenemos la hamburguesa elegida, toca escoger una salsa y un tipo de pan; salsas con nombres sugerentes como “veganesa” o “del abuelo”, que complementan a la perfección con  el pan ecológico (que no, INTEGRAL), de pita o de malta. Y además, por 1 € más, podremos pedir un extra como queso vegano, hummus o cebolla caramelizada. Vamos…! Todo un derroche para los sentidos!!

Pero sin duda alguna, el producto Estrella del restaurante es, el desconocido fruto llamado açaí, procedente de Brasil y rico en antioxidantes y que se ha puesto muy de moda de un tiempo a esta parte, precisamente por su valor nutricional y las propiedades antienvejecimiento que se le atribuyen. La baya del açai, es pequeña y de un color violáceo oscuro y es muy difícil su recolección, por lo que muy pocos establecimientos la utilizan.

El restaurante ALMA LIBRE, se subtitula como “Açaí bar”, presentan este desconocido fruto, en Bols, donde tú eliges el tamaño y con qué lo combinas; con fruta natural, arroz inflado, semillas, coco rayado etc. por un poco más, puedes añadirle un extra como virutas de chocolate o bayas de Goyi recomendable 100%.

Degustar uno de estos Bols, casi en cualquiera de sus combinaciones, puedo asegurar que es t un pequeño placer cotidiano, que no deberíais perderos; recomendaría, acudir a ALMA LIBRE, con tiempo, para este disfrute que se merece ser saboreado con tranquilidad. Cierto que, como postre, después de haber comido una hamburguesa, puede resultar demasiado contundente así que… tomate tu tiempo y un sábado a mitad mañana, acércate a conocer los poderes del amazónico Açaí, mientras lees, una de las numerosas revistas de que disponen en el local.

Cierra el conjunto, las bebidas super-refrescantes, el buen servicio , ambiente agradable ( al que quitaría la música, ya que como el local se llena, hay bastante jaleo) y comida sana. Así que por todo esto, parece que al fin! hay un local, que presenta una propuesta diferente. Sin menú como tal, pero precios bastante asequibles. Ojalá que accesibilicen la entrada!!

Restaurante Almalibre en c/ Roteros, 16 46003, VALENCIA.  Tlfno. 961018475 Domingos cerrado.