¡Bienvenidos a la sección de viajes y excursiones! WHAT MORE? os trae hoy algo diferente centrado en el mundo del cine. La polémica película Rings ya lleva un tiempo en las pantallas y era necesario hacer una crítica de ello. ¡Acompáñanos en este viaje!

Hace 15 años que Samara Morgan, más conocida como la niña del pozo, salió de la pantalla de la televisión para adentrarse en la gran pantalla. Gore Verbinski, el director de la primera película de este thriller terrorífico, hizo temblar hasta el más valiente en 2002. Más de dos décadas después, el director español F. Javier Gutiérrez ha querido sacar de nuevo a Samara de su pozo.

El pasado 17 de febrero se estrenó Rings, la tercera versión de esta historia de miedo. Nadie lo diría ya que Rings vio eclipsado su estreno por la segunda parte de la conocida saga Cincuenta Sombras de Grey. Los cines se llenaron de gente pero Samara no fue la protagonista del viernes. 

F. Javier Gutiérrez y Matilda Lutz

Con un presupuesto de casi 25 millones de euros, el film no dio de que hablar. Bonnie Morgan, la contorsionista que da vida a Samara en Rings, hace una correcta interpretación de su personaje pero sin duda peor que la de Kelly Stables en The Ring Two. Sea como sea, la poca gente que acudió al estreno salió decepcionada de una secuela que prometía novedades y terror actualizado. 

“Quería investigar de qué manera la tecnología modificaba radicalmente la mecánica de la maldición, y su forma de difundirse. No solo es mucho más fácil ver los vídeos, sino que también es mucho más sencillo hacer copias y difundir la maldición. Hoy en día hay pantallas por todas partes, así que realmente nunca estás a salvo de Samara”, defiende Javier Gutiérrez.

Efectivamente, en esta versión, Samara no solo sale de la televisión, también de ordenadores y de todo tipo de pantallas, haciendo de su maldición una epidemia.  Además, se descubre una nueva historia dentro de la historia original japonesa. «Es innovadora, pero no sorprendente» decía un espectador a la salida del cine en medio de un mar de comentarios de decepción.

Matilda Lutz

Rings tuvo una gran campaña de publicidad que hizo que las expectativas crecieran hasta niveles estratosféricos, pero parece que no sirvió ni para llenar, al menos, la mitad de la sala del cine ni para abrir las bocas de los espectadores para gritar de miedo, que en este caso lo hicieron pero para bostezar de aburrimiento. 

The Ring cambió las reglas del juego en el mundo del thriller ya que sin sangre y escenas repulsivas consiguió asustar a más de uno. Rings también ha asustado a gente, pero de momento, solo de las salas de proyección.

Nosotros nos vemos el mes que viene con un nuevo post sobre restaurantes y cafeterías. ¿Tenéis ganas?

En WHAT MORE? y @sarawhatmore os cuento toda la actualidad valenciana al detalle. ¡Y ahora también en Facebook! (Sara Chaparro)

Por supuesto, no olvidéis compartir y darle me gusta, al igual que enviar vuestras recomendacionesquejas y sugerencias a sarachaparrovillaescusa@hotmail.com

*Fotografías Google Imágenes