Somos 790.201 habitantes conviviendo en casi 135 km². Todos y cada uno de nosotros contribuimos a la grandeza de nuestra ciudad: Valencia ciudad un lugar en el que converge arte, cultura y tradición. Un lugar en el que hemos crecido, madurado y envejecido. Un lugar en el que hemos decidido que crezcan nuestros hijos. Un lugar testigo de nuestros mejores momentos. Aquí una larga lista de razones por las que vivir en Valencia es una auténtica maravilla.

 

Por su clima

Vivir en Valencia es una maravilla por su maravilloso clima. Aunque a los valencianos nos gusta decir que en la capital siempre hace un microclima: el mismo día puede hacer sol, tormenta y niebla. Pero cuando hace sol, qué bonito es. Cuando hace sol, los valencianos salimos a la calle a disfrutar con nuestros amigos y familia de las mejores tapas. Ruzafa, El Cabanyal, Benimaclet, Aragón, el Cedro, qué mas da el barrio, todos son preciosos. Salimos con los nuestros. Eso sí, cuando llueve en Valencia, parece que la ciudad se paralice. Y los que son de fuera suelen decir que nos escondemos en casa hasta que vuelva a salir el sol.

 

Por sus verdaderas bellezas

Las Torres de Serranos cuando atardece y El Micalet al alba. Quien ha visto los colores anaranjados entremezclados con el cielo azul sabe de qué hablo. La Ciudad de las Artes y las Ciencias, cuando nos retamos a nosotros mismos y demostramos al mundo entero que Valencia está a la vanguardia de cualquier otra cuidad europea. Quién no se ha emocionado en la Lonja de la Seda, la gran obra maestra gótica. El Museo de Bellas Artes y el Instituto Valenciano de Arte Moderno. El Mercado de Colón  y el Mercado Central. Todo es nuestro, cuidémoslo. Tenemos el privilegio de ir encontrando monumentos de casi cualquier siglo dando un paseo por el río. Valencia ciudad de ciudades. Qué bonita eres.

Vivir Valencia es vivir la ciudad sus monumentos como el Miguelete

 

Por su luz

Habrán pocas cosas mas bellas que andar por la Plaza de la Virgen agarrado de la persona que quieres. Es como si de repente estuvieseis en otro mundo, con una media luz perfecta, similar a la de una vela, que hace que memorices cada instante. Esos momentos, todos ellos, son nuestros. Cuanto te debemos, Valencia.

 

Por su gastronomía

La capital mundial del arroz. Y lo decimos orgullosos, porque somos capaces de estar horas explicándole a un extranjero por qué debe de probar una paella. Pero una paella de verdad, valenciana. No arroz con cosas. Aunque, hay que reconocerlo, la mejor paella es la que hacía nuestra abuela, pero gracias a las viejas recetas, hoy en día podemos comerla casi igual de buena en cualquier lugar de la ciudad. Nos encanta presumir de dieta mediterránea. Además, tenemos los mejores restaurantes. Podemos encontrar de cualquier tipo, desde la comida más tradicional hasta la más innovadora. Otra cosa no, pero los valencianos sabemos qué comer y dónde. 

La paella es el plato más típico de Valencia

 

Por sus eventos

Vivir en Valencia es muy divertido porque Valencia ha sido elegida para acontecimientos épicos: el Gran Premio de Fórmula 1, la 33ª Copa América de vela, el Open 500 de tenis o la Global Champions Tour de Hípica. Ay Valencia, te eligen porque eres perfecta y no solo lo pensamos nosotros.

 

Por su música

Tenemos grupos de música en valenciano que hacen saltar en los conciertos hasta a los ingleses: La Gossa Sorda, Zoo u Orxata Sound System. Y también Izal, La Habitación Roja y Pau Alabajos, entre muchísimos otros. Por no hablar de todos los festivales que eligen nuestra comunidad año tras año para su celebración.

Por sus playas

Aquí si, los valencianos nos quitamos el sombrero. La Malvarrosa, las Arenas, la de Gandía, Jávea, el Levante, La Devesa, Els Terrers, Racó de Mar, en Canet d’en Berenguer, y muchas más. Nada como juntarnos con nuestra gente en el chiringuito de siempre para tomar algo fresquito. Ay Valencia ciudad de ciudades. Gracias.

 

Per la seua llengua

El valencià, el nostre millor tresor. Quina sort tenim de contar en tu. Quants grans escritors han sorgit en aquesta terra, tants que si començara a escriure ací els noms no tindria espai per a escriure res en tot el mes. Gràcies, moltes gràcies per açò, València.

 

Por sus fiestas

Las Fallas. “Senyor pirotècnic pot començar la mascletà”. Porque lloramos cada vez que vemos a un ser querido dar el ramo a la virgen el día de la Ofrenda de Flores. Qué día. Vienen los medios de comunicación de toda España, e incluso se retransmite en otros países. Cada año las Fallas son mejores que las anteriores, y ya no lo decimos solo nosotros, que nos respalda la UNESCO y las casi dos millones de personas que vienen a corroborarlo.

Vivir las Fallas es vivir Valencia

 

Por su gente

Porque en la terreta nos consideramos campechanos, hospitalarios, amables y divertidos. Solemos ser sensibles y familiares, pero también salimos hasta que es de día con nuestros mejores amigos. A Valencia la formamos todos nosotros y nosotras. Valencia, lo has puesto fácil, pero me atrevería a decir que lo más bonito que tienes somos quienes te cuidamos día a día. Los que hablamos de ti a donde quiera que vayamos y los que decidimos quedarnos a vivir en ti. Nosotros, Valencia, somos los que nos emocionamos cuando conseguimos que las Fallas fueran declaradas Patrimonio de la UNESCO y los que lloramos cuando se quemaron mas de 3.500 hectáreas de tu maravillosa tierra. Valencia, prometo que vamos a cuidarte para que sigas igual de preciosa, y ojalá nunca más tengas que volver a sufrir así.

Valencia ciudad de ciudades. En nombre de los casi 791.000 personas que te hemos elegido, gracias.

Panorámica de Valencia antigua

 

Artículos relacionados:

Dónde come paella un valenciano
Ayer y Hoy de Valencia: La Riada