Si has realizado ya un viaje utilizando un vuelo económico en estos primeros días del año, te habrás dado cuenta de las novedades que en materia de costes de facturación de equipaje se están produciendo. Sobre todo estamos hablando de las nuevas tarifas propuestas por la compañía Ryanair.

Desde el principio de esta semana, la compañía irlandesa aplica sus nuevas tasas para el equipaje de mano: si el pasajero desea llevar un segundo bulto en cabina, tendrá que solicitar el llamado «embarque preferente», que tiene un coste de cinco euros extra sobre el precio del billete (seis si se paga en el aeropuerto hasta hora y media antes del despegue).En caso de no pagar ese cargo, la segunda maleta iría directamente a la bodega sin coste alguno.

La compañía defiende la aplicación de esta medida justificándose en la mejora que se produce a la hora de evitar colas a la hora del embarque en el avión y por tanto redunde en la comodidad de los pasajeros. Incluso empleados, sobre todo los/as TCP, aseguran de la simplicidad y eficacia de este proceso e insisten en que comprando el billete con prioridad de embarque preferente abonando una tasa que no es muy elevada además de que no hay habitualmente tantos pasajeros que vuelen con una segunda maleta o bulto, por lo que no hay demasiados que abonen ese gasto extra. Al mismo tiempo, reduce el trabajo de estos empleados pues se reduce el número de maletas a etiquetar para la cabina pues van directos a la bodega. Por otro lado, el colectivo más importante de este medio de transporte, los pasajeros no opinan de la misma manera, pues ha sido tachado de abuso y aprovechamiento de la compañía que, en opinión de algunos se inventa cualquier forma o excusa para obtener beneficios adicionales en la venta de los billetes. De todos es sabido la política de Ryanair, que siempre busca desde la perspectiva de la creatividad o la originalidad, tratar de encarecer sus billetes no siempre del todo económicos, con la creación de servicios que otras compañías consideran imprescindibles y que no suponen nuevos cargos para los clientes, tal es el caso del recientemente incorporado servicio de elección de asiento contiguo a otro en caso de viajar varias personas de una misma familia o amigos, en el que Ryanair te cobra si quieres sentarte junto a alguien concreto. Por cierto que esto último ya lo hace también Vueling. Pero que hacen otras compañías de vuelos económicos al respecto de este tema:

Vueling.

En caso de que se viaje con bebés, permite subir con todo lo necesario para el bienestar del niño/a. Además, admite dos bultos: una maleta de mano que no pese más de diez kilos ni exceda de las medidas 55 x 40 x 20 cm,y un bolso, que debe ir bajo el asiento delantero.

Easyjet.

Permite llevar solo un bulto, y siempre que no exceda de las medidas 56 x 45 x 25 cm. Cobra una serie de tasas dependiendo del trayecto, del peso y de si se paga al facturar o en la puerta de embarque. Las tarifas oscilan entre los 11,69 y los 60 euros en extras.

Otras propuestas que se han llegado a barajar fueron la de crear zona donde los pasajeros fueran de pie en vuelos cortos, afortunadamente no se llevó nunca acabo, es de todos conocido la locura y el afán económico del director de Ryanair. Hasta donde es lícito el cobro de servicios, digamos básicos en los servicios habituales de las compañías aéreas, cuanto más vamos a tener que fijar la vista a la hora de obtener tarjetas de embarque o la compra de billetes para que no nos cobren de forma enmascarada algún servicio que no queremos. Tienen derecho a todo porque en ocasiones los precios de los billetes son realmente económicos Estamos suficientemente informados en las webs de estas compañías. Todas estas preguntas están en la cabeza de todos los pasajeros que utilizamos los vuelos low cost. Quien sabe que será lo próximo, prohibir comer o beber comida propia en el vuelo, pagar por leer publicaciones o utilizar ordenadores, servicio adicional de pago por llevar salvavidas debajo del asiento. Donde está el límite?.

Más info:

https://www.ryanair.com/es/es/planear-viaje/volar-con-nosotros/politica-de-equipaje-de-mano