David Galán: «Si mañana desaparece internet yo voy a seguir escribiendo, porque me lo pide la vida»

David Galán (@redry13) publica Huir de mí, un libro de poesía que invita al lector a emocionarse con lo pequeño, vivirlo al máximo y soñar, no dejar de soñar, porque lo pequeño puede hacerse muy grande. Hablamos con David en esta entrevista para conocer mejor al autor que anima a enamorarse hasta el infinito y no dejar nunca de sentir.

David Galán, Huir de mí

¿El libro tiene un tema general o cada poesía tiene su propia temática?

El libro se centra en un desamor, en un momento triste en el que al final toco la reflexión de lo que conlleva, y es que al final descubres lo bueno que hay en los pequeños momentos de la vida.

¿Te inspiras en una experiencia personal para escribirlo?

Sí. Los que escribimos, sobre todo este tipo de género, somos muy egocéntricos. Al final hablamos de nosotros mismos. Yo del libro anterior siempre decía que era un diario muy metafórico de mi vida, de lo que yo soy, y ahora este creo que lo es más que nunca porque hablo de un momento crucial de mi vida e intento plasmarlo.

Entre los jóvenes se está expandiendo mucho la famosa idea de que «la poesie est dans la rue», ¿crees que es esto cierto, está el verdadero arte de la poesía en las calles?

La poesía siempre ha estado en la última caja del desván, donde solo nos acercábamos cuatro, pero sí que es cierto que ahora hay un auge de la poesía y está muy bien que salga y que empape a más gente. Es un disfrute ver nuevos autores, ver más libros publicados… porque al final te apasiona, lo tienes al alcance de la mano, y que lo descubra cada vez más gente es mejor.

«Mi primera red social era un autobús en el que yo iba publicando notitas cuando iba a clase»

Pero con esto que dices de que ahora se está publicando más, han aparecido nuevas formas de «poesía» muy innovadoras quizás, ¿qué opinas de ellas?

Bueno… yo tampoco me atrevo a catalogar nada. Tengo un infinito respeto por la poesía, porque me apasiona, no de ahora, sino desde que yo empecé a escribir cuando tenía 10 o 12 años, y tengo 32, o sea, mi poesía no viene de los últimos dos o tres años que se ha empezado a expandir por redes sociales, si es a lo que te refieres. Yo no vengo publicando de hace nada. 

Yo empecé un blog cuando todavía no me conocía nadie. Y luego, lo que siempre digo, mi primera red social era un autobús en el que yo iba publicando notitas cuando iba a clase, que tenía 14 o 15 años. Entonces, que ahora se haya expandido de otra forma, está bien, está bien sacarla del desván y que la gente se empape, y si hay nuevos autores y de verdad sienten lo que hacen, adelante con ello.

¿Y crees que el hecho de que ser alguien ya conocido facilite la posibilidad de publicar un libro y hacerlo llamar libro de poesías puede llevar a desvirtuar la labor de los escritores que se dedican profesionalmente a la poesía?

Yo creo que cada uno debe hacer lo que sienta o lo que crea que es mejor hacer. Yo no voy a valorar a alguien que publique porque tenga muchísimo reconocimiento y fama, pero yo voy  a leer lo que me guste. No voy a criticar a malas algo que no me guste, si no me gusta tu género no lo leo, pero no voy a echar pestes sobre ti. Yo me centro en disfrutar con lo que hago y con la gente que me gusta lo que hace. Hay autores a los que yo admiro muchísimo y no son muy reconocidos o tienen pequeñas publicaciones, pero yo admiro su trabajo y lo voy a seguir leyendo tengan muchos seguidores o no.

David Galán, Huir de mí

¿Qué hace que a la gente le guste leer poesía?

No lo sé, yo creo que cada autor es distinto, cada uno intenta expresarse de una forma distinta, y a cada público le gusta un autor, igual que los géneros de música, a alguien le puede gustar el tecno y a alguien el rap y no tenemos que discutir por ello.

«Descubrí dentro de la vida rutinaria esos pequeños detalles, que al final son la felicidad»

¿Y qué dirías que tiene tu estilo que te diferencia de otros autores?

Creo que el mío es muy personal. En Huir de mí intento ser muy crudo con una situación dramática. Era un desamor, que quise vivirlo así y describirlo así, pero claro, hago una reflexión al final del camino de que dentro de esa tristeza – que también se puede estar triste, no pasa nada por estar triste, pero tampoco hay que estar siempre excavando hacia abajo – descubrí dentro de la vida que es rutinaria esos pequeños detalles, que al final son la felicidad.

¿Y esto que comentabas antes de dejar notas en los autobuses, lo sigues haciendo?

Ahora mismo no, aunque tengo alguna idea para retomarlo de forma cariñosa para la ciudad de Valladolid, que es donde lo hacía, pero eso quedó en mi adolescencia, cuando iba a la ESO y Bachillerato, y quedará ahí en el recuerdo.

¿Cómo ves el futuro de la poesía?

No lo sé, igual esto es un boom y mañana la gente se cansa de leerla y dentro de 50 años se acuerda de esos autores que publicaban a principio de siglo y dicen «ay, mira lo que pasó». 

Yo si mañana desaparece internet, voy a seguir escribiendo, para mí, para mi cajón, porque me lo pide la vida, porque disfruto. La poesía para mí es una forma de vida, de sentir las cosas y de emocionarme, entonces voy a seguir escribiendo. Los lectores ya se verá qué van haciendo, si les gusta lo que hacemos o si no.

¿Se puede vivir de la poesía?

No, ojalá. Vivir de publicar es complicado. Yo voy pasito a pasito, prefiero disfrutar del camino, de lo que estoy haciendo, más que centrarme en si puedo vivir de ello o no. Quiero vivir de lo que me hace sentir bien. Obviamente yo soy maestro de educación infantil y también busco la vía para estar dentro de un aula dentro de poco.

«La sensibilidad no es una debilidad, es todo lo contrario»

Y para terminar, ¿algún verso o idea que quieras destacar del libo?

Pues, a parte e la reflexión en la que hablo de los pequeños detalles, hay otro mensaje importante que intento calar en el libro: la sensibilidad no es una debilidad, es todo lo contrario. El libro empieza y termina hablando de lo mismo. Empiezo diciendo «aquí nace mi sensibilidad, junto al abrazo de mis padres, de mis abuelos y de la naturaleza» y la última frase es «la sensibilidad es un súperpoder que puede cambiar el mundo»

David Galán, Huir de mí

Otras noticias de interés: FRANCIS MONTESINOS PONE COLOR AL «FESTIVAL 90’s HOMENAJE A LA RUTA»