La piccola Italia, en Valencia.

El restaurante LA FÓRCOLA es uno de los restaurantes al que soy fiel desde hace  años; aquí, he celebrado varios cumpleaños y algún acontecimiento importante para mí; pero lejos de aburrirme el frecuentarlo, más bien me sucede todo lo contrario: me basta con respirar el aroma a pizza recién salida, humeante, de su horno, para que ya me entren ganas de sentarme a la mesa.

Un arco, es la entrada de “ la sala”, donde el ambiente es ideal para disfrutar de una mayor intimidad.

Su ambiente, en tonos tierra, consiguen un entorno cálido con pequeños y acogedores rincones, dentro del propio local. Si tienes una cita y deseas más tranquilidad, te recomiendo que reserves en lo que ellos llaman “la sala”, y será todo mucho más íntimo y relajado.

Si bien es cierto que el fin de semana el precio es un poco más elevado, de lunes a viernes, podrás disfrutar por tan solo 10€, de un menú delicioso, con 2 “fórmulas” donde elegir:

La primera, la opción tradicional, incluye primero, segundo, bebida y postre. La segunda opción consta de un entrante y pizza del día, bebida y postre.  El café aparte en ambas.

El menú diario, te propone dos formulas diferentes para poder elegir.

Una vez acomodados en cualquiera de sus acogedores rincones, nos sacan, para hacer boca, una cesta con mini panecillos de distintas harinas, calentitos y tan apetitosos que te resultará complicado, compartirlos con tus comensales. 

Como entradas, podremos elegir siempre entre alguna ensalada, bien condimentada con aceite balsámico, sus cazuelitas de berengenas al Parmiggiano o algún  carpaccio de calidad. Mi preferido, y el que recomiendo, es el Vitello Tonato, tan original y diferente por su intenso sabor.

Los apetecibles panecillos humeantes.

Un ambiente que te te envuelve en su calidez, nada más entrar.

En el segundo plato, llegamos por fin a lo que yo considero la especialidad estrella del restaurante que es la pasta fresca, cada día variada y cocinada con distintos condimentos, que además, servida por su personal, ( todos italianos), te transporta a lo que podríamos llamar una “piccola Italia” pero aquí, en Valencia.

No soy capaz de recomendar ninguna en especial, aunque a mí me encanta la que lleva un toquecito de trufa, por su aroma y sabor, diferentes, pero he de decir que todas están riquísimas. Para los que no sean tan amantes de la pasta, también podréis elegir como segundos, pescado normalmente cocinado al horno, con una buena guarnición de verduritas de temporada.

Los tonos tierra del local, crean un ambiente íntimo y cálido.

Y por fin, llegamos a las pizzas como segunda opción de elección del menú y más que recomendable en este local, pues aunque el horno no es de leña, La finísima masa, el gran tamaño y los ingredientes naturales, te harán disfrutar de lo lindo. En el menú te ofrecerán la pizza del día y además 2 ò 3 más para elegir. Particularmente me gusta mucho la de verduras, pero tienen una amplia gama para satisfacer a todo el mundo, si además la “riegas” con un buen vino de S. Gimigniano, la combinación resultará ganadora si o si.

En “ la FÓRCOLA”, la pizza se sale del plato…

Recordaros además que las pizzas también puedes llevártelas a casa, y para hacer la espera más corta, te invitan a la bebida que hayas pedido, lo cual sucede en muy pocos locales.

El horno, donde salen las deliciosas pizzas está a la vista del público.

Rematan el menú, sus postres caseros (qué decir del Tiramisú) que es mi preferido, y lo pido siempre que voy allí. Tienen además fruta, que sirven con cierta gracia, por si quieres ser más sano.

En definitiva, un restaurante al que siempre quieres volver, porque no defrauda.

Abierto todos los días!!

”La Fórcola”, C/ Borrull, 29 – 46008 VALENCIA.

TEL. 963155909