Entre nubes de píxeles y chispeante lluvia, Sílvia Ferrer y Francesc Duart nos abren las puertas a un pequeño universo melodramático en el que sintetizan la simbología de la tristeza contemporánea.

Sílvia Ferrer

El pasado mes de abril, la artista visual Sílvia Ferrer inauguraba en www.silvia-ferrer.comDRAMITAS: have you ever been sad?‘, el proyecto expositivo online que ha realizado junto a Francesc Duart –diseñador industrial– y que estará disponible hasta el 21 de junio. En él, traza un recorrido a lo largo de doce obras que evocan el accidente, el quejido y la morriña de una generación que aplaca su ansiedad con memes. “Ironizo sobre cómo nos gusta manifestar que estamos tristes. Pero toda esta ironía empieza por una misma”, explica la artista.

Divain de Sílvia Ferrer y Francesc Duart

El concepto de la tristeza dentro del privilegio y la melancolía colectiva como anestesia se escenifica en clave de humor y a través de una estética girly, vaporosa y centelleante. “Con Dramitas, dentro de que es una exposición abierta, con mucho contenido adicional, hemos querido dar valor a la experiencia con la visión en 360º”, asegura. Aunque el trabajo lleva meses en desarrollo, hace referencia a una realidad que hemos visto acentuada estas últimas semanas, en las que se percibe el encierro como una catástrofe por aburrimiento. Según ella, “hacemos un dramón de un corazón roto, pero lo de la pandemia hasta nos ha venido bien”.

Dramitas de Sílvia Ferrer y Francesc Duart

En una combinación de arte contemporáneo y diseño de producto, surge en las obras una dualidad entre ambigüedad y realismo. Cuenta que las piezas están concebidas a medio camino entre el mundo físico y el virtual, “además de haber algunas producidas en físico hay muchas otras potenciales de serlo”, mientras que en la exposición se emplazan en un escenario rosado y desolado que simula el cielo o una atmósfera post-apocalíptica. Un conjunto que Duart describe como “mágico y vaporoso, mucho más factible de reproducir virtualmente que en un espacio físico”.

El diseñador ha colaborado antes con artistas como Abel Iglesias, “por lo que estoy habituado a aplicar mi noción del diseño al arte y viceversa”. Gracias a la experiencia panorámica, asistimos en primera persona a esta muestra que, aunque figure vacía de gente en el explorador web, permite interactuar con las obras a través de filtros de Instagram dedicados a cada pieza.

www.silvia-ferrer.com