Este verano he optado por leerme la edición especial de Hello desde un lugar mágico, la cubierta de un magnífico barco fondeado en la bahia de la ciudad sueca de Estocolmo. El “Birger Jarl”, que así se llama este imponente barco blanco en honor a uno de los regentes de la ciudad, ofrece unas vistas inmejorables de las diferentes islas que forman la ciudad sobre el lago Mälaren.

Una vez instalado en mi cómodo camarote de madera decido enseguida lanzarme a la visita de mi barrio más cercano, se trata de Södermalm, o el “Sofo” como lo llaman ellos. Es el barrio hipster por excelencia de la city y donde no te puedes perder ciertas cosas como: Su excepcional mirador de la ciudad en Monteliusvägeno los escenarios utilizados para la trilogia de Millenium.

Siguiendo las recomendaciones de Tom Davidsson, responsable de la Revista sueca “Viewstockholm”, a quien he conocido en una cafetería, practico una de las aficiones que más práctican los suecos, el “fika”. Sería como ir de cafés o “cafetear”, una reunión o motivo social que sirve para quedar con amigos, negocios o simplemente disfrutar de un buen café (se consume en grandes cantidades en Suecia). Además en mi opinión siempre resultará más económico que tomarte una cerveza, hay que ver que precios.! Por ejemplo puedes disfrutar de ese café en Gildas Rum, Cykelcafé Le Mond o Wayne´s Coffee en Södermalm.

Tras comer unas típicas albóndigas en Meatballs for the people, con las vistas al famoso Globe blanco, sigo con el paseo al casco antiguo llamado Gamla Stan. Es un barrio que me recuerda a Praga y que cuenta con edificios emblemáticos como el Palacio Real además de calles empedradas de bella factura con sus tiendas vintage. Sin embargo, lo que más destaca por encima de todo es la Stortorget o Plaza Mayor, donde junto a clásicas terrazas está el Nobelmuseet. En este edificio nos recibe Juanjo, un historiador de arte, quien nos cuenta todo lo relacionado con la historia de Alfred Nobel además de enseñarnos el museo que cuenta con piezas e info de todos los premiados, aunque ya se está pensando en el traslado en breve. Sabías que el propio Nobel no incluyó la disciplina de Mates en los premios porque se cuenta que su amada le fue infiel con uno de ellos o que el premio de la paz es el único que se entrega en Oslo, para estrechar relaciones con Noruega. Finalizo la visita tomando el mismo pastel de fresa que toman los invitados a la cena de gala de los Nobel en la cafetería del museo.

Tras ver las interesantes exposiciones del “Fotografiska”(Hay multitud de museos interesantes y gratuitos) me inclino por cenar cerca del alojamiento, disfrutando de esas luces de anuncios de neón coloridos que pueblan la ciudad y que le dan cierta imagen de los cincuenta. El mejor ejemplo el anuncio de dentrífico “Stomatol” que quedo observando, al tiempo que degusto un excelente arenque al eneldo en el foodtruck de la Plaza Slussen.

Empieza un nuevo día y hay que realizar una visita imprescindible, el Stadhuset o ayuntamiento con su torre mirador, pero lo que realmente merece la pena es la sala azul donde se celebra la cena de los nobel donde llegan a ubicar a más de 1500 personas, o la sala de mosaicos dorada. Incluso si te da la locura te puedes casar allí por solo 50 euros cada sábado con reserva previa.

Estocolmo es una ciudad para andar o ir en bici, aunque puedes optar por utilizar los ferries para trasladarte de una isla a otra o el metro en caso de lluvia, donde te puedes entretener con la decoración supercolorida de bellas paradas como las de: Solna Centrum,T-Centralen, Kungsträdgärden y Radhuset, todas de línea azul, y después la estación de Stadion.

El Icebar by Icehotel es el pub del hielo, con una temperatura de menos 7 grados donde, rodeado de bloques de hielo tallados y decorados con figuras como lobos o renos, puedes degustar un cocktail en un vaso de hielo.Alucinante!. Otros interesantes afterwork son Il Tempo, Urban Deli Nytorget o Grand Escalier.

Finalmente, podría hablarte de muchos museos y exposciones interesantes pero me gustaría cerrar el artículo haciendo referencia a la isla de Djurgärden. En ella, un auténtico paraje natural, se pueden encontrar grandes y espectaculares entretenimientos. Desde el interesante Noordiska museet, pasando por el “reflotado” galeón del siglo XVI, el Vasa o el museo Abba, pero sin duda para mí, destaca sobremanera el museo al aire libre más antiguo del mundo como es el de Skansen. En este espacio casi inabarcable situado en un monte, puedes visitar desde un zoológico con renos, alces y osos además de auténticas representaciones de diferentes poblados suecos o aldeas finlandesas de madera con panaderías, tiendas, todas ellas atendidas por personas ataviadas con las ropas tradicionales de hace un siglo.

Después y sí aún no estás suficientemente cansad@, te recomiendo la visita a Grönalund. Un antiguo parque de atracciones donde descargar adrenalina en sus emocionantes atracciones y zonas de concierto. No en vano, por alli han pasado desde Hendrix, hasta los Rolling Stones o Bob Marley.

www.viewstockholm.com

www.icebarstockholm.se

http://www.vasamuseet.se/en

http://www.skansen.se/es/kategori/espanol

http://www.gronalund.com/en/